• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

Entrevista a Peridis

"Curioso, polivalente y disfrutar de la vida. Ese soy yo"

Foto: Maite M. Liñero.

Foto: Maite M. Liñero.

Polivalente. Así es José María Pérez González, conocido artísticamente como Peridis, cuya labor profesional siempre se ha movido por la escritura, la arquitectura y el dibujo. Acaba de presentar su última novela, Esperando al Rey, un juego de tronos en la España medieva. Con la ocasión, Peridis hace un hueco en su agenda para RitmosXXI.com. Allá vamos.
 
Pregunta. Usted dijo que la viñeta era como “cazar”. ¿Cómo es eso?
Respuesta. Sí, es una forma de cazar. La gente dice te han cazado. Es captar a una persona en su totalidad, no es tanto matarla, es dejarla fijada en un rasgo de carácter. Una caricatura no es poner muchos rasgos –eso es el retrato-, es extraer los rasgos del carácter y dejarlos fijos. Esa es la caza.
 
P. En otra ocasión dijo que cuando pintaba, su mano dibujaba sola. ¿Cómo es ese poder?
R. Para que una caricatura sea buena tienes que ver el trazo y que la mano vaya casi sola,  porque va directamente desde la percepción interna. Es un golpe de vista donde tienes que coger el carácter. Inmediatamente, la mano tiene que actuar de manera automática, como si fuera un resorte que la mueve.
 
P. ¿Dónde tiene todas las viñetas que ha hecho?
R. En mi estudio, aunque las daré a la Biblioteca Nacional. Las viñetas están en carpetas, hace poco he seleccionado las del año 2013 y 2014. Las pongo por orden aunque algunas se me pierden, pero tengo muchísimas.
 

 

P. ¿Modifica los personajes de sus viñetas?
R. Claro, los personajes, como nosotros, cambian en el tiempo. No es lo mismo Felipe González cuando gobernaba y tenía 30 y tantos años, que ahora que tiene 70, ya es como un santón, un gurú.
 
P. ¿Cuántas viñetas hace al día?
R. Una, la del periódico. Tardo 30 minutos entre hacerla y enviarla, lo que más cuesta es la idea.
 
P. ¿Se considera un lector?
R. He leído mucho durante toda mi vida y para hacer la novela me he documentado.
 
P. ¿De qué autores ha bebido? 
R. De todo, he leído novela, ensayo, historia, libros técnicos, de todo. Pero tengo dos autores favoritos aunque son un tópico: Shakespeare y Cervantes. Mi obra favorita de Cervantes es evidentemente El Quijote, es muy español, está lleno de sentencias, lo tengo de cabecera. Me gusta mucho un diálogo que tiene Don Quijote con un muchacho que está en el retablillo y le dice “muchacho, no te encumbres, que toda afectación es mala”.
 
Y de Shakespeare, Hamlet. Eso de “ser o no ser” me gusta mucho, porque la vida es “ser o no ser”, ser novelista o no ser, ser arquitecto o no ser, lo malo es que yo soy tres cosas a la vez y a la gente la confundo.
 
P. ¿Hay una similitud entre la arquitectura y las viñetas?
R. Sí. En la arquitectura es fundamental el dibujo. La caricatura es la expresión de las personas. Uno trata de edificios y ciudades, y lo otro es el espacio exterior de la persona -el rasgo-, que expresa el espacio interior de la persona. La similitud es que la arquitectura esconde lo que hay dentro, uno ve una catedral y sabe lo que hay dentro al igual que con una caricatura.
 
P. Usted dijo que el dibujar para el arquitecto es importante. ¿Considera que se ha ido perdiendo con el tiempo?
R. Se pierde mucho, el arquitecto lo que tiene que hacer en una obra es expresar una idea, cualquier obra de arte es una idea. Por ejemplo, El Moisés es una especie de rebeldía porque baja con las tablas de la ley y ve que los israelitas están adorando al becerro de oro y se enfada. Ves esa ira. El David, es la fuerza, se va a enfrentar a Goliat.
 
Una idea es expresar con muy poco, esa capacidad que debe de tener el arquitecto de que en ese proyecto exprese la idea fundamental en tan solo un trazo. Igual que en la caricatura, donde expresas la esencia de la persona en un trazo que suele ser la nariz y la boca y poco más.
 
P. ¿Existe relación entre la literatura y la arquitectura?
R. Sí, mucha similitud. La novela es un edificio de la vida, organizas la vida de unas personas y la cuentas. En la arquitectura organizas espacios para la vida de las personas, tiene que tener unos cimientos, paredes maestras, escaleras… En la novela necesitas unos cimientos y un arranque. Unos personajes ascensor que te llevan arriba y abajo en la novela. Un tejado uniendo todo. Me he servido de mi profesión para construir una novela.
 
P. ¿Tiene algún arquitecto mexicano favorito?
R. Barragán, sus creaciones son muy limpias y hermosas. Utiliza muy bien el color y me gustó mucho lo que dijo cuando le dieron el Premio Pritzker. Los arquitectos suelen tener un rollo y este no habla con grandes palabras, hace cosas sencillas. Como arquitecto cuida mucho la casa, los espacios, con una gran sencillez.
 
P. Los personajes de su libro se han volcado en la arquitectura. ¿Hay una relación de esto en sus trabajos?
R. Las viñetas introducen un mundo simbólico, el espacio significa el podeer. La columna mía de Suárez, Felipe González… y ahora Rajoy, expresa el poder, pero imagínate a Snoopy subido en la caseta, no dormía dentro, el estaba encima de la caseta, tenía el poder.  
 
P. ¿Cree que la viñeta, la caricatura, tendrá más repercusión en este mundo en que todo comienza a ser más visual?
R. Lo que la gente ve, es lo que sale en Twitter, Facebook… La gente está en las redes. No tengo claro si la literatura o la caricatura sufrirán un retroceso, por la inmediatez y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. Yo en ese tema soy un analfabeto.
 
P. ¿Quién es su dibujante favorito?
R. Son varios, al dibujante que más admiro por la profundidad es a Saul Steinberg. Me gustaba e influyo mucho en Schulz. Mi personaje en caricatura siempre ha sido Snoopy.
 

 

P. ¿De qué arte ha bebido?
R. De todos, pero fundamentalmente de la arquitectura y pintura. De los modernos, el que más me ha gustado es Frank Lloyd Wright –famoso por su casa de la cascada-. De los antiguos, los griegos, fundamentalmente el Partenón. En la carrera tenía un póster con esta construcción, me gusta esa conjunción de arquitectura, escultura, inserción en el paisaje. También me gustan las catedrales y el románico; el segundo porque encierra arquitectura, escultura, pintura y paisaje. 
 
P. ¿Qué opina del panorama social actual?
R. Es muy descorazonador para la sociedad, en España, con la corrupción, y en México, con la violencia. Hay una pérdida de valores y un exceso de dinero que circuló en un momento donde el dinero era barato, la construcción era masiva y la recalificación de terrenos llevaba muchos trámites administrativos.
 
P. ¿Y el plano cultural?
R. No lo encuentro demasiado rico, a nivel de grandes creadores. Aunque creo que a nivel de difusión de toda la sociedad hay más participación, el ámbito cultural se ha extendido mucho.
 
P. Hay una expansión del género de la novela gráfica. ¿Qué opina?
R. Tiene éxito, hay gente que se dedica a ello, pero me parece que requiere un esfuerzo de dibujo gigantesco y yo tengo poca paciencia. Me gusta la palabra, y como resulta que a lo largo de mi vida, no he utilizado este medio expresivo, me he dicho en los años que te queden aprovecha para trabajar también con la palabra, porque enriquece mucho. La escritura te obliga a recordar sentimientos y te hace que toda la cabeza funcione.
 
P. Así que está escribiendo otro libro...
R. Exactamente, ya he hecho ocho o diez capítulos, es continuación de la novela anterior y espero que la supere, porque el momento histórico es apasionante.
 
P. Existe una duda en los lectores de su libro Esperando al rey. ¿Usted dibujó las capitulares?
R. Claro.
 
P. En la presentación de Esperando al rey hubo música de Amancio Pereda. ¿Le gusta la música?
R. Pereda hizo una presentación que nos trasladó a la Edad Media, le dio otro color. Me gusta la música pero no tengo demasiado oído, aunque suelo ir a conciertos y llevo casi siempre música clásica en el coche. Escucho algunas cosas de Los Beatles.
 
P. En muchas entrevistas lo han definido. ¿Se puede definir?
R. Soy un curioso, polivalente que le gusta disfrutar de la vida, viendo a los demás disfrutar también. Curioso, polivalente y disfrutar de la vida. Ese soy yo.
Maite M. Liñero

Maite M. Liñero

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios