• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

El tiburón en formol, su obra estrella

Las 5 obras más extravagantes de Damien Hirst

TAGS Damien Hirst
La forma de Hirst de entender el arte siempre ha sido reprochada por algunos críticos y artistas. Sin embargo, sea cual sea la opinión que levante, no pasa desapercibida. Ritmos XXI trae una lista de sus cinco obras más singulares.
“¿Qué es el arte?”, pregunta uno. “El arte es morirte de frío”, contestan al estilo cómico. Con la misma ironía es tratada la obra artística del británico Damien Hirst, muy criticada por algunos artistas y especialistas del arte, y alabada por otro sector más afín a la contemporaneidad del arte.
 
En el lado defensor del artista se han situado célebres personalidades, como el Secretario de Patrimonio en 1990, Virginia Bottomley, que le definió como “un pionero del movimiento de arte británico”. La periodista británica y celebrity Janet Street-Porter relaciona la originalidad de su obra con “los conciertos de Oasis en Earls Court”.
 
Tampoco le han faltado críticas negativas a Hirst por su forma de entender el arte. El diario Daily Mail afirmó que “durante 1.000 años el arte ha sido una de nuestras grandes fuerzas civilizadoras. Hoy en día las ovejas en escabeche y camas sucias amenazan con hacernos unos bárbaros”. Julian Spalding, autor del libro Con Art – Why You Should Sell Your Damien Hirsts While You Can, rechaza cualquier tipo de arte en su obra. “Lo que separa a Miguel Ángel de Hirst es que Miguel Ángel era un artista y Hirst no lo es”.
 
Lejos de meternos en polémicas, Ritmos XXI trae cinco de las obras más extravagantes del “artista” británico.
 
A Thousand Years (1991)
 
Vitrina en dos partes unidas. En una contiene la cabeza de una vaca mientras que en la otra está compuesta de gusanos. Una vez que evolucionan a moscas –tras comerse la cabeza de vaca- mueren asesinadas por un electrocutor que hay en la vitrina.
 

The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living (1991)
 
La obra estrella de Hirst, que le llevó a ganar el Premio Turner. La pieza es un tanque de vidrio en que dentro se encuentra un tiburón tigre en formol.
 

Pharmacy (1992)
 
Una reproducción a tamaño real de una farmacia. Nada más.

 
The Virgin Mother (1999)
 
Escultura de una mujer embarazada. En ella se ven las capas de un feto, los músculos, el tejido y el cráneo. Fue comprado por Aby Rosen para exponerla en la plaza de Lever House, Nueva York.
 
 

Saint Sebastian, Exquisite Pain (2007)
 
En esta pieza, Hirst repite la técnica del tanque de vidrio con formol. Solo que esta vez pone un ternero negro atado a un poste y atravesado por flechas. El cantante George Michael fue el comprador de la obra, la cuarta más cara del artista.
Miguel Mirón Pérez @migmiron

Miguel Mirón Pérez @migmiron

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios