• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

Entrevista a Constantino Molina

"El poeta no transcribe, crea"

Constantino Molina.

Constantino Molina.

Constantino Molina Monteagudo, albacetense del 85, poeta y premio Adonáis de poesía 2014 con su libro Las Ramas del Azar. Pero es “Tino” para los amigos, y para los que ven más allá de premios y galardones, lejos de trayectorias y más cerca de las palabras y, por ende, esta forma justa de hacer arte llamada Poesía. Sí, con mayúsculas.
 
Uno de los versos más bellos y sencillos que podamos encontrar en el frenesí posmoderno, que nos devuelve a lo rural, a la simiente, a la materia, a una naturaleza que nos espera detrás del juego de máscaras y el desboque contemporáneo donde se ha perdido el origen de la belleza. Quizá una sencillez natural donde se guarda intacto el inicio del mito, y de la Historia misma. Poeta perspicaz, con una pausa necesaria, que sabe ver el origen y la respuesta a la inercia desgastada de nuestros pasos como ciudad, como civilización. Cabe también el misticismo en sus líneas, cercano a una “metafísica de las cosas más cercanas”, pero eso es una apreciación que espero, con su consentimiento o el del tiempo, me dejen añadir.
 
Tratando de sacar una nueva entrevista donde apreciar a través de sus palabras la sencillez de una vida que quizá hagamos demasiado complicada, y elogio tras elogio a una de las voces con más sentido dentro del panorama poético emergente, nos ofrece hoy en prosa, un deleite de respuestas que no tienen desperdicio para aquellos que aprecian el arte.
 
Pregunta: ¿Qué es la poesía para ti?
Respuesta: Principalmente es creación y también la forma de decir ciertas cosas que sólo se pueden decir mediante el poema. Hay quien dice que la poesía está en todo y que sólo hay que verla, trasladarla al papel, quedando el poeta como un simple transcriptor. Yo creo que antes del momento de la escritura no hay poesía, no hay nada. El poeta no transcribe, crea. Sin él no hay poesía. La poética de un Gonzalo de Berceo transcribiendo con pasión milagros al dictado de la virgen ha quedado en un estado pueril de la literatura.
 
P: ¿Qué libro o escritor destacarías de los últimos diez años?
R: Serían muchos, pero por destacar algunos de los nuevos nombres aparecidos en los últimos diez años: Broza de Antonio Manilla, La Sangre de Andrés García Cerdán y Detener la primavera de Martha Asunción.
 
P: ¿El poeta nace o se hace?
R: Nace y se va haciendo. También los hay que, al contrario, se van deshaciendo.
 
P: ¿Para el acto de escritura hace falta técnica o improvisación?
R: En mi caso primero hay un acto que surge de manera no controlada, que es la chispa o el hecho del que nace cada poema. Después viene algo así como la doma de ese germen, que requiere técnica, cabeza fría y un entendimiento con ella misma. Dejo poco campo a la improvisación.
 
P: “Metafísica de las cosas más cercanas”
R: Elevar la vista por encima de nuestras narices o de una pantalla. Dejarse llevar por la pregunta que guardamos. Llegar incluso a lo que se puede considerar la mística pero siempre con una buena toma de tierra. Mirar al cielo con los pies en el suelo. No levitar... De esto hablo en un poema titulado La condición del vuelo incluido en el libro.

 
P: ¿Qué opinas de la dialéctica del arte con la política?
R: El arte puramente panfletario no me interesa. Tampoco creo en el artista abstraído de lo que le rodea y que suele considerar la política casi una vulgaridad con la que no se debe tratar. Creo en el diálogo entre ambas cosas pero siempre sin que el arte se apoye en la política para crear su discurso.
 
P:¿Es el olvido necesario?
R: Depende. Para conservar la cordura es imprescindible olvidar y aligerar nuestra memoria de lo residual o dañino, nimiedades a las que damos importancia. Pero conviene no olvidar cosas importantes y ser coherentes con nuestra historia, tanto íntima como colectiva. Creo que es más necesaria la memoria que el olvido.
 
P: En Moneda al aire, uno de tus poemas, llamas con tus palabras a una especie de voluntad, que pueda parecer nietzscheana, pero sin precipitarme ¿cuál es la voluntad necesaria para ti?
R: Crear realidades a través de la voluntad. Dar origen a las cosas y modelar el mundo, o mi mundo, a través de la palabra.
 
P: “Caminar de teorías tan desnudo/como el ala del pájaro en su vuelo./Viviendo a la intemperie, sin cobijo/del logos milenario/ que aguarda nuestro ser.” ¿Qué piensas sobre el exceso de información con el que tenemos que lidiar diariamente?
R: Es una selva en la que es imprescindible armarse bien para abrirse paso y también para encontrar más tesoros que nunca antes. Lo peor no es el exceso si no la calidad de los contenidos. Hay un marasmo de basura basado en la creación de capital por cualquier vía y de la manera más rápida posible que nos lleva a una mayoría de consumo de cultura aberrante. Los papeles de lo corriente y a contracorriente se están invirtiendo. La actitud más punk es la de eliminar con serenidad las ansiedades de los nuevos ritmos y modelos de vida.
 
P: Entre tradición y progreso…
R: En el arte es imprescindible mantener una cuerda que mantenga el contacto y la tensión entre ambos puntos. Si uno de los dos falla nos encontramos ante la flacidez, y para llegar a  algo interesante no se puede ser un carcamal ni un ave fénix que ha surgido de una hoguera espontánea.
 
P: La utopía para ti es…
R: Dos versos de Kavafis: Quien confortar su espíritu desee/ debe abandonar toda sumisión.
 
P: Tienes a los lectores que pudieron apreciar tu primera publicación expectantes ¿para cuando la próxima publicación? ¿También poesía?
R: De momento sigo con la poesía. Estoy terminado de pulir mi nuevo libro, que después de un tiempo en reposo he retomado y en el que voy corrigiendo, suprimiendo y añadiendo. Para cuando no lo sé, aunque me gustaría que apareciese en el próximo año para que su publicación fuera acorde con el ritmo de escritura.  
Paula L. Montero

Paula L. Montero

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios