• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

Crítica

El nuevo tejido de la poesía joven

José Luis Morante junto con Valparaíso Ediciones nos proponen en la antología poética ´Re-generación´ un nuevo tejido de poesía joven española con voces de distinto calado que sin embargo comparten un mismo trasfondo.
Hace unas días se publicaba gracias a Valparaíso Ediciones la antología de poesía joven que con rigor y cuidado ha seleccionado, el poeta y crítico literario, José Luis Morante. Rigor y cuidado en la detención de las voces nacidas después de 1980, y en su tratamiento reunido que nos habla desde un mismo plano, desde la primera quincena del siglo XXI.
 
He de confesar que soy admiradora del ingenio de los títulos con los que circulan a menudo las obras –en la mayoría de los casos buenos eslóganes comerciales-, sobre todo cuando alumbran todo un paradigma desde el que empezar a leer. Re-generación, dice muchas más cosas del multi-versum que condensa y es, desde luego, con acierto y precisión un buen título que pone nombre al momento. Regenerar toma dos vías, esa idea de cura, de cuidado, de nuevo nacimiento desde la misma raíz, del mismo brote que alcanzó cimas tan altas, pero sobre todo dice algo de esa idea de re-petición. La literatura nos vuelve a pedir la palabra en sus nuevas voces.
 
Si digo que el título alumbra también hago mención, paradójicamente, a su portada: una cerilla sin llama, sin contacto, que espera ser encendida en su lectura, en la escucha de tantas grafías que encuentran cada vez menos detenimiento, y que incluso al ser encendidas perecen de una forma terriblemente efímera. De algo de esto nos habla el nuevo vehículo –no el determinante- de la poesía: las redes sociales. Pero hay un calor que alumbra mucho más, que es hoguera en cada autor, que en esta antología es pincelada, cerilla que sirve para, quizá, alumbrar candiles más grandes y con ellos espacios más amplios, a veces, inconmensurables.
 
En palabras de Morante “lírica y tecnología caminan de la mano” y abre un horizonte de cuestionamiento: ¿de qué modo influye esta era digital en la poesía como género? A prueba de ello, y en constante batimiento están los poetas aquí reunidos, que en la inminente digitalización, camaleónicamente se van contorneando, adaptándose sin abandonar el motivo de partida: los parámetros poéticos, la llama que alumbra.
 
Así aparecen -bajo mi punto de vista sin jerarquías que es lo mejor que le podemos hacer a la poesía-: Fernando Valverde, Rubén Martín Díaz, Pablo Núñez, Francisco José Martínez Morán, Alejandra Vanessa, Javier Vela, Verónica Aranda, José Alcaraz, María Alcantarilla, Ben Clark, Pablo Fidalgo Lareo, Elena Medel, Javier Vicedo Alós, Constantino Molina Monteagudo, Martha Asunción Alonso, Aitor Francos, Rodrigo Olay, Luna Miguel, Diego Álvarez Miguel, Paula Bozalongo, Javier Temprado Blanquer, Miguel Floriano Traseira, Elvira Sastre y Xaime Martínez.
 
Pero la congregación, advierte Morente no es temática sino contextual: “la mayoría de los poetas actuales desecha el gregarismo y se niega a ser considerada miembro activo de grupos cohesionados en torno a un mismo ideario estético. Pero el contexto y el trasfondo social condicionan siempre y es posible percibir una común conciencia generacional”. El telón de fondo une a estos, y por cierto, también a otros que se quedan en los márgenes del libro, hecho que no quita que la selección sea oportuna y acertada. A un amante nunca le es suficiente.
 
Por prender aquella cerilla y dejarla alumbrar, habremos de decir que frente al auge del tiempo fugaz y sincrónico que caracteriza la Postmodernidad y esta era tecnológica, la literatura, las artes prenden hogueras más hondas, más permanentes y el caso español siempre ha tenido una llama-llamada de tiempo diferente. Bien lo sabe esta tierra de buen vino, que a raíz más ancestral, mejor cosecha, mayor profundidad en los sentidos. Bien lo sabe también la selección de estos poetas.  
Paula L. Montero

Paula L. Montero

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios