• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

Exposición en el Museo ABC

Los prodigios de un ilustrador

El Rescate. / Museo ABC.

TAGS IlustraciónExposicionesMuseo ABCJavier Sáez Castán
Javier Sáez Castán, Premio Nacional de Ilustración 2016, bebe de otras artes como el cine para crear universos ilustrados.

La labor de un ilustrador es compleja. Al igual que otras artes, la mera creación de un dibujo no es lo realmente costoso, sino el saber crear con él un universo que se convierte en verdadero; otra realidad diferente a la nuestra. La ilustración cuenta historias, adaptadas al mundo cuyo autor quiere plasmar. A veces con gran éxito, como el del español Javier Sáez Castán.

 

Galardonado con el Premio Nacional de Ilustración 2016, Castán goza de una “creatividad y talento narrativo” y su obra de define “por su capacidad para construir mundos y contagiarlos; por la calidad de sus obras, muchas de las cuales son grandes clásicos contemporáneos de dimensión internacional, y por su generosidad como formador”.

El Revillorama. / Museo ABC



El ilustrador oscense tiene una habilidad plástica exclusiva, que combina con su detallista técnica y el uso personal que utiliza con color. Sus ilustraciones tienen ciertos paralelismos con otros disciplinas culturales como el arte contemporáneo o el cine. Por ejemplo, podemos ver referencias al pintor René Magritte en su libro La merienda del señor verde, o a algunas de las escenas más famosas de la película King Kong (retrato del bebé en Limoncito).

 

Su trabajo ilustrativo se expone en Prodigios y curiosidades, que el Museo ABC acoge hasta el 15 de marzo. Una muestra que no solo se enroca en el campo de la ilustración, sino también en el discurso narrativo. Así, podemos conocer los universos propios de Castán, a través de la creación de historias ficticias inspiradas en la realidad.

 

“Es tal la singularidad de Castán que ha acabado pareciéndose a los profesores decimonónicos de sus obras, elaborando en su gabinete toda suerte de artefactos ilustrados en forma de libro: armarios chinos, cuentos de Navidad sin estrellas pero con estrellados, pantomimas capaces de erizar la piel a los bibliotecarios del tedio, catálogos de sueños que consuelan a los insomnes crónicas. En definitiva, obras para el deleite de los niños”, señala Pablo Auladell, Premio Nacional de Cómic 2016.

Los dibujos de Pulpo, Orangután y Dodo (2012). / Museo ABC



Prodigios y curiosidades reúne más de 50 originales y bocetos del ilustrador español. La mayoría fueron creados a óleo sobre tabla y aluminio, pero también podemos encontrar otros a lápiz sobre papel, como es el caso de su última novela, El Animalario Vertical, que salió a la luz hace pocos meses.

 

Algunos de los originales expuestos son Pom… Pom… ¡Pompibol! (2002), La merienda del señor verde (2007), Limoncito, un cuenta de Navidad (2010) o Nada pura 100% (2011).

L. Torres

L. Torres

L. Torres es periodista y colaboradora de Ritmos 21.

Comentarios