• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

Exposición en La Térmica Málaga

Los rostros de Isabel Coixet

TAGS Películas
La cineasta española siempre ha sentido cierta atracción por los rostros humanos, un hecho que deja plasmado tanto en su cine como en una exposición en La Térmica.

Los rostros son mi paisaje.

Ni muros, ni atardeceres.

Ni siquiera océanos o calles o rascacielos.

Cada rostro que he retratado es una pequeña pieza de algo que he querido.

Una ventana hacia los demás

A aquellos que me han permitido entrever sus corazones y que me han dado algunos instantes.

Un extracto de lo que son.

Una  versión pura, tosca y sin destilar.

Recuerdo una precisión sin precedentes – una precisión que no suelo tener que recordar de donde están las llaves del coche o el teléfono móvil – el momento exacto en el que he realizado cada una de estas fotografías. El grado de libertad y de alcohol. La efervescencia. Lo que yo siento estando al otro lado de la cámara. La temperatura. El aire del tiempo. El olor.

Todos estos rostros me acompañan.

Me encantan.

No puedo evitarlo.

 

Palabras de Isabel Coixet, que no esconde su extraña obsesión por los rostros humanos. Deja constancia de este hecho a través de su trabajo cinematográfico, como en Spain in a Day, Nadie quiere la noche, Mapa de los sonidos de Tokio o Ayer no termina nunca. La cineasta española siempre ha sentido una cierta atracción a la cara del ser humano, aquella que representa el alma de una persona, su forma de ser.

 

La Térmica Málaga se hace eco de esta obsesión de Coixet a través de la exposición Faces, que ya se puede visitar hasta el 30 de junio. Una muestra que recoge más de 50 fotografías de los protagonistas de sus películas, que no se sienten intimidades ante la cámara y que no ocultan la profundidad de su rostro.

Presentación de la exposición en La Térmica.


Su larga experiencia en el mundo publicitario ha provocado que la factura visual de sus producciones sea siempre sobresaliente. Apasionada de la fotografía y del pathos y expresividad del rostro humano, mitómana y creativa, ha ido siempre tomando instantáneas durante los rodajes de sus 22 películas, entre largos, películas colectivos, cortometrajes y documentales, de sus actores principales.

 

Pero también recoge otras situaciones vitales. Así, Coixet ha participado en numerosos festivales internacionales o actos privados. En ellos, la cineasta ha ido acompañado de una cámara para captar instantes de grandes personalidades del séptimo arte.

 

Faces incluye fotografías en blanco y negro de actores, actrices, escritores o su propio padre, que la directora de cine catalana ha tomado a lo largo de los años. Rostros de personajes y actores y actrices tan destacados e internacionales como Tim Robbins, Juliette Binoche, Rinko Kikuchi, el escritor Henning Mankell, Ben Kingsley, Penélope Cruz, Tilda Swinton, Sarah Polley, la cantante Debbie Harry (Blondie), Sergi López, Mark Ruffalo, la directora de cine Agnes Vardà o el recientemente desaparecido crítico de arte y escritor John Berger.

Foto: La Térmica.


Coixet recuerda en Faces algunas de las anécdotas e historias que cada fotografía guarda, pues ésta es la poderosa capacidad que tienen estos retratos: esconder historias íntimas congeladas en un instante. Así relata cómo la fotografía al escritor Hennik Mankell fue tomada “cuando estaba de jurado en el Festival de Berlín, hace cuatro años, donde él, que era el presidente, estaba cabreado porque no nos poníamos de acuerdo en cuál era la mejor película. Estábamos todos en un ascensor callados, en tensión, cuando tomé esa foto”.

 

Para realizar estas imágenes ha usado todo tipo de cámaras. Desde una infantil Harine Zumi -con la que captó Mankell o a Tilda Swinton- hasta móviles de última generación. Cada instantánea va acompañada con un texto donde relata el tiempo en que fue tomada y su contexto personal. Así, una de las fotografías más entrañables es la de su padre, Juan Coixet, el único no famoso del conjunto. Un hombre a quien la directora le arrogaba un cierto parecido a actores como Paul Sorvino. “Mi padre era como un secundario de las pelis de Scorsese”, afirma Isabel, que en el texto que acompaña a este retrato escribe: “Mi padre siempre decía eso de “Mi amigo, Antonio Quinn…” o “Mi amigo Robert Taylor”, y de pequeña pensaba que eran amigos suyos de verdad”.

 

En definitiva, la exposición no busca ser un repaso del trabajo audiovisual de Isabel Coixet, sino ir más allá y plasmar el alma de sus protagonistas y el retrato que quiere vislumbrar.

 

L. Torres

L. Torres

L. Torres es periodista y colaboradora de Ritmos 21.

Comentarios