• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

Cifra récord de visitas

La visita de Sorolla a París, un éxito en su museo

Clotilde y Elena en las rocas (1905). / Colección Esther Koplowitz

TAGS Museo SorollaJoaquín Sorolla
El Museo Sorolla cierra su mejor dato de visitas con la exposición 'Sorolla en París'.

El Museo Sorolla cosecha un dato de éxito histórico con la exposición Sorolla en París, que acaba de cerrar sus puertas. La muestra ha sido visitada por más de 116.500 visitas, convirtiéndose en la exposición más visitada del museo madrileño. La retrospectiva estaba compuesta de un total de 66 obras procedentes tanto de la propia institución, como de colecciones particulares y otras instituciones internacionales.

 

Sorolla en París exhibe la visita del pintor valenciano a la capital francesa y su posterior consagración como artista de las élites de su tiempo. Gran parte de su obra se encuentra en su casa que tenía en Madrid, actualmente el Museo Sorolla. No obstante, muchas de sus pinturas están repartidas entre diferentes instituciones culturales y colecciones particulares. En el caso del último, muchas de ellas no han sido jamás expuestas hasta la muestra de Sorolla en París.

 

Esta exposición llegó a España después de su exhibición en el Musée des Impressionnismes de Giverny y la Kunsthalle de Munich, donde cosecharon igualmente un gran éxito de público, llegando a sumar entre las tres sedes más de 406.000 visitantes.

Fin de jornada. Jávea (1900). / Colección particular


“Me sería imposible pintar despacio al aire libre, aunque quisiera... No hay nada inmóvil en lo que nos rodea”. El método de trabajo de Joaquín Sorolla (1863-1923) nada tenía que ver con la mentalidad del espectador a la hora de observar su obra. Mientras el pintor valenciano se veía obligado a pintar rápido –“el mar se riza a cada instante; la nube se deforma, al mudar de sitio; la cuerda que pende de ese barco oscila lentamente; ese muchacho salta; esos arbolillos doblan sus ramas y tornan a levantarlas”-, el que observa sus lienzos tiene que ir con espíritu calmado y tiempo para reflexionar.

 

Sorolla en París recorre las obras presentadas por el pintor en diversas exposiciones europeos, poniendo especial atención en el Salon des Artistes Français de París. Ahora, estas pinturas viajarían a Munich, Berlín y Viena, entre otras ciudades, así como en la Bienal de Venecia.

 

A medida que Sorolla iba pintando y exhibiendo sus obras, hito tras hito iba avanzando a su reconocimiento internacional. Por eso, la muestra también refleja la evolución que sufrió el arte impresionista del artista, desde sus inicios hasta sus últimas obras. Según señala el propio museo, la exposición “nos enseña a mirar a Sorolla desde el prisma de los estilos artísticos internacionales que convivían en 1900, y que combinaban el naturalismo, la brillantez y luminosidad del impresionismo, la instantaneidad de la vida moderna con la solidez compositiva, la elegancia y el prestigio de los viejos maestros”.

 

Temas como la intimidad, la mujer y los hijos o los paisajes están muy presentes en la muestra, que es un reflejo de la evolución del arte de Sorolla. En 1919, presenta la que sería su última exposición en París, con trabajos recientes. Podría decirse que aquella retrospectiva fue una metáfora del camino recorrido por el artista desde sus grandes triunfos en la capital francesa.

Redacción

Redacción

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios