• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

La Biblioteca Nacional, en la lista

Las mejores bibliotecas del mundo

Foto: BNE.

TAGS Biblioteca Nacional de EspañaLibros
La Academia de Escritores de la editorial Penguin Random House ha elaborado un top 25 de las mejores bibliotecas de todo el mundo.

“Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca”, una realidad tan presente para Borges, pero que hoy parece estar prácticamente obsoleta. Las bibliotecas como refugio y fuente de conocimiento prácticamente infinito, cercanas a la mitologías y sustituidas por Internet. Por ello, los miembros de la editorial Penguin Random House han querido rendir un homenaje a estos edificios que albergan la cultura tanto dentro como fuera de sus espectaculares construcciones. Un top 25 del cual en Ritmos21 hemos seleccionado estas siete bibliotecas que se sitúan entre las mejores del mundo.

 

Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Con más de 32 millones de libros catalogados, es una de las mayores bibliotecas del mundo. Incluye entre sus documentos más icónicos, cuatro copias en perfecto estado de la Biblia de Gütemberg y el borrador de la Declaración de Independencia estadounidense. Además, su estructura permite la conexión entre sus tres edificios dentro del Capitolio de Washington mediante pasajes subterráneos.



Biblioteca Británica

The British Library, construida entre las estaciones de tren de Euston y St. Pancras, en Londres, cuenta con más de 150 millones de publicaciones en constante renovación. Tiene una capacidad para 1200 lectores y sus estanterías crecen una media de 12km al año. En su fondo documental encontramos materiales desde el 300 a.C hasta nuestros días, contando con manuscritos de Jane Austen, James Joyce o Händel, entre otros.

Biblioteca Nacional de España

La biblioteca más importante de nuestro país, ocupa el noveno puesto en este ranking, siendo el mayor referente para el estudio de la cultura española. Además, es de los edificios con la estética más cuidada, en un edificio del siglo XVIII anexo al Museo Arqueológico Nacional. Tiene en su haber más de 30 millones de documentos nacionales, una sala de exposiciones y un museo.



Biblioteca Nacional de la República Argentina

El edificio de esta biblioteca es un gran ejemplo a nivel internacional de diseño brutalista, caracterizado por privilegiar las estructuras de hormigón armado dejadas a la vista y tratadas de manera escultórica. Cuenta con 21 incunables de gran calidad como La Divina Comedia de Dante o la Moral de Séneca.



Biblioteca Pública de Boston

Es de las más grandes de EEUU, siendo la más grande de categoría municipal. Tiene más de 15 millones de libros y obras de Rembrandt, Durero o Goya. Además, dentro de la biblioteca se puede disfrutar de los murales de John Singer Sargent, un patio con una fuente y bellos caminos arqueados.



Biblioteca Nacional de Brasil

Posee muchos contenidos de la Biblioteca Real de Lisboa, que se trasladaron a Brasil como consecuencia del terremoto de Lisboa de 1755. Es la más grande de América Latina y alberga  la colección de fotografías Teresa Cristina María, conformada por más de 21.000 fotografías dejadas por el emperador Pedro II, donde se pueden ver imágenes de los primeros fotógrafos del mundo.



Biblioteca Vasconcelos de México

El edificio localizado en la Ciudad de México abarca más de 38.000 metros cuadrados, pero es distinguida además por su peculiar y bello diseño arquitectónico, a cargo del arquitecto mexicano Alberto Kalach, quien jugó con la iluminación con paredes y techos de cristal, además de dotarla de la capacidad de ampliar sus estanterías.



Estas son solo algunas de un listado donde también se encuentran la Biblioteca Pública de Oslo, la Biblioteca Nacional de Australia, o la Biblioteca Folger Shakespeare, entre otras. Las bibliotecas como sitio abandonado, donde el conocimiento se reúne fuera de las redes y que, aunque sea por motivos meramente arquitectónicos merece la pena visitar.

Marina Prats

Marina Prats

Marina Prats es periodista y experta en comunicación cultural.

Comentarios