• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

En vigor una nueva ley cibernética

Así censura China a los artistas

Instalación 404 / Aaajiao’s

TAGS ChinacensuraAi WeiweiDigitalización
China aprueba una nueva ley de ciberseguridad que decreta una mayor vigilancia por Internet y, concretamente, por las redes sociales.

China se lanza contra los artistas. Y es que la cultura sufre en el país asiático una de las mayores censuras del planeta. Cultura es, curiosamente, libertad de expresión. No para el Gobierno chino, cuyas medidas tomadas en los últimos años han valido para silenciar, entre otras cosas, el arte feminista. Pero la censura continúa.

 

El pasado junio entró en vigor una ley cibernética “de seguridad” en China, con especial alusión a las redes sociales, el principal enemigo del Estado. La nueva medida decreta una mayor vigilancia por Internet a todos los ciudadanos, incluido a los artistas.

 

En su primera semana de implantación, las autoridades cerraron un total de 60 cuentas en redes sociales como WeChat o Weibo. Una de ellas fue la del famoso blog de cine Dushe Dianying, entre otras.



Los usuarios más jóvenes de estas redes sociales “se sienten por primera vez nerviosos”, afirma el artista y blogger Xu Wenkai. Y es que la nueva ley cibernética obliga a las empresas a prohibir el anonimato y a supervisar e informar sobre las actividades de sus empleados en redes sociales durante su jornada laboral. La organización internacional Human Rights Watch ya se ha posicionado contra esta legislación. Sin embargo, desde la Administración china aseguran que es para proteger “la seguridad nacional, el interés público y los derechos e intereses de los ciudadanos”.

 

Semejanzas con el Gran Hermano

La ley se dirige concretamente contra las cuentas corporativas de WeChat, que permite a los usuarios enviar mensajes y realizar pagos, entre otras funciones. “Todo el mundo en China la utiliza”, afirma Wenkai, quien señala que el “Gran Hermano está mirando”. Wenkai dirige el blog Aaajio y añade que en 2005 se topó por primera vez con la censura, cuando le cerraron una web que había hecho en la universidad. “Pensamos que Internet era gratis”, recuerda Wenkai.



Estas restricciones digitales impiden a los artistas formarse y conocer la diversidad del arte de otros artistas extranjeros. El llamado Gran Cortafuegos prohíbe el acceso a infinidad de páginas web. “Cualquier persona que viva en China será moldeado por la opinión de este cortafuegos”, lamenta el artista Miao Ying, con sede en Shanghai.

 

Solo el 1% de la población china utiliza las redes privadas virtuales (VPNS), que permiten a los usuarios evitar el cortafuegos. “Se sorprendería de lo mucho que la gente está dispuesta a renunciar por pequeños inconvenientes. Así es como gana la censura”, afirma Ying al diario The Art Newspaper.

 

“Siempre que el Estado controla o bloquea la información, no solo se reafirma en su poder absoluto, sino que también provoca al pueblo una sumisión voluntario al sistema y un reconocimiento de su dominio”, escribía el artista chino Ai Weiwei el pasado mes de mayo en New York Times.

Miguel Mirón Pérez

Miguel Mirón Pérez

Miguel Mirón Pérez es director de Ritmos 21 - Milennial Culture Information y consultor de comunicación en iDen Global.

Comentarios