• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

Programación expositiva

Ya es otoño en el Museo del Prado

Los hijos del pintor en el salón japonés. / Mariano Fortuny.

TAGS Museo del PradoExposicionesDiego VelázquezCai Guo-QiangMariano Fortuny
Mariano Fortuny y Cai Guo-Qiang serán algunos de los nombres propios del Museo del Prado este otoño.

El Museo del Prado ya tiene preparado su programación expositiva de cara a otoño. No obstante, la mayoría de las exposiciones qué veremos ya están abiertas al público. Y es que la pinacoteca madrileña se ha adelantado al otoño. Todo ello bajo la mirada puesta en la conmemoración del 200 aniversario del museo.

 

Una de las exposiciones más destacadas es Retrato de Felipe III de Velázquez, que abrió sus puertas en junio y podrá visitarse hasta finales de octubre. Velázquez es uno de los artistas estrella del museo. La exhibición de esta pieza ayuda a completar el discurso del pintor barroco como retratista real, puesto que se trata de una pintura inédita. Permitirá arrojar luz sobre una de las obras capitales del comienzo de la etapa cortesana del artista, La expulsión de los moriscos.

Retrato de Felipe III de Velázquez. / Museo del Prado



Para la ocasión, el Prado ha decidido exponerla en uno de sus espacios más emblemáticos, la sala 24 del edificio de Villanueva, junto a Felipe II ofreciendo al cielo al infante don Fernando de Tiziano, cuya restauración acaba de concluir, incluyendo también excepcionalmente en el mismo las obras Felipe III de Pedro Vidal y Felipe IV con armadura y El infante don Carlos de Velázquez. El objetivo de la pinacoteca es entender mejor la efigie de Felipe III y las razones de su atribución a Velázquez. La muestra podrá visitarse hasta el 29 de octubre.

 

La infancia descubierta

Esta exposición estará casi un año abierta al público. Se inauguró en octubre de 2016 y cerrará en octubre de este año. La infancia descubierta. Retratos de niños en el Romanticismo español exhibe una selección de ocho retratos, datadas entre 1842 y 1855, elegidas de una multitud de obras infantiles que el museo madrileño tiene en su colección del periodo isabelino.

Visita de La infancia descubierta. / Museo del Prado



El Romanticismo, muy presente en la colección Museo del Prado, tuvo dos núcleos potentes en España: Madrid y Sevilla. En aquella época, entre los artistas se puso “de moda” los retratos a niños por la demanda que existía. Era un asunto predilecto para las pintores.

 

Cai Guo-Qiang y Mariano Fortuny

Para este otoño se esperan dos grandes nombres: Cai Guo-Qiang y Mariano Fortuny. En el caso del primero (Quanzhou, China, 1957) se convertirá durante unas semanas el Salón de Reinos en su estudio para producir allí un grupo de obras inspiradas en la memoria histórica de aquel espacio histórico y en un diálogo con los maestros antiguos.

 

Esta residencia artística culminará con la creación de El espíritu de la pintura, una obra de una escala monumental –de aproximadamente 20 metros de ancho–. Junto a esta obra, se presentará el resto de las pinturas producidas a partir de igniciones de pólvora en una exposición monográfica en el edificio Jerónimos del Museo del Prado.

Cai Guo-Qiang. / Museo del Prado.



Mariano Fortuny se estrenará en noviembre. La exposición tendrá un carácter excepcional e irrepetible, ya que recorrerá las diversas etapas de la producción de Fortuny como pintor, acuarelista, dibujante y grabador, -con una particular atención a la influencia en su pintura de los grandes maestros que pudo estudiar en el Museo del Prado-, y dedicará un apartado especial al atelier del pintor, en el que reunió una exquisita colección de antigüedades.

 

Junto a obras de las colecciones del Prado como Los hijos del pintor en el salón japonés, podrán verse otras que en raras ocasiones han salido de sus lugares de procedencia como La vicaría (MNAC) o La elección de la modelo (National Gallery de Washington). Ya es otoño en el Museo del Prado.

L. Torres

L. Torres

L. Torres es periodista y colaboradora de Ritmos 21.

Comentarios