• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

Reino Unido fue uno de los pretendientes

La obsesión de Thatcher por la colección Thyssen

Matrimonio Thyssen, imagen de archivo. / Gtres.

TAGS Museo ThyssenMercado del arteGran BretañaMadridMargaret Thatcher
La ex primera ministra británica negoció con el matrimonio Thyssen llevar la colección a Reino Unido.

Nombre: Margaret Thatcher. Apodo: Dama de Hierro. La ex primera ministra de Reino Unido era dura de roer. Al menos esa es la imagen que se ha vendido tras su marcha del Gobierno británico. Pero hubo deseos que se le atragantaron, como llevar la colección Thyssen al Reino Unido, según revelan unos documentos desclasificados recientemente en los Archivos Nacionales del país.

 

Thatcher hizo una gran campaña para conseguir la colección. Incluso llegó convencer al barón Thyssen para llevar los fondos a tierras británicas. Pero en última instancia las esperanzas inglesas fueron frustradas. Su esposa, la baronesa Carmen 'Tita' Cervera, prefirió que Madrid fuese la sede central. De nada sirvió los consejos de Neil McGregor, director de la National Gallery de Londres, al Gobierno británico de traer “la colección privada de pinturas más importante del mundo”. El Museo Thyssen acabó inaugurándose en el Palacio de Villahermosa de Madrid en 1992.

Imagen de la contraportada del libro Yo, el barón Thyssen.



Las más de 1.300 pinturas fueron valoradas por 670 millones de libras por la casa Sotheby's. Artistas como Caravaggio, Van Gogh, Cézanne o Degas son algunos de los artistas presentes. El matrimonio Thyssen donaría las obras más importantes y el país anfitrión tendría que proporcionar un edificio al museo y cubrir los gastos de funcionamiento.

 

Una colección con varios pretendientes

Según los archivos desclasificados por Downing Street, Londres no fue la única ciudad que quiso hacerse con la colección de pinturas de los Thyssen. Había otros pretendientes, como Los Ángeles, Barcelona, Bonn o Stuttgart.

 

La baronesa se ausentó de las negociaciones porque "su perro favorito estaba enfermo"

Concretamente, los documentos revelados muestran que el Museo J. Paul Getty de Los Ángeles ofreció un acuerdo de 500 millones de dólares. Sin embargo, el barón Thyssen transmitió sus dudas sobre la fiabilidad de aquella institución, a pesar de la gran oferta lanzada.

 

Los documentos ahora desclasificados exhiben los enormes esfuerzos que hizo Thatcher por adquirir la colección. Su primer movimiento fue invitar al Barón Thyssen-Bornemisza a Downing Street. Fue el 15 de marzo de 1988, con motivo de la inauguración de una exposición en la Real Academia de las Artes.

Inauguración del Museo Thyssen en 1992. / Getty


El 7 de abril del mismo año, el Gobierno español anunció un acuerdo preliminar con Thyssen para traer la colección a la capital. Los confidentes de Thatcher aconsejaron a la primera ministra de que se trataba de una simple jugada de la baronesa para presionar a Londres.

 

A finales de mayo, Robin Butler, secretario de la primera ministra, se reunió con el matrimonio Thyssen en la mansión suiza que tenían en Lugano. Aunque sólo se reunió con el barón, puesto que 'Tita' se excusó afirmando que “su perro favorito estaba enfermo”. La oferta que puso Butler sobre la mesa fue de 120 millones de libras por las pinturas, más un plus de 38 millones por construir en Canary Wharf la Galería Thyssen. Además, el Gobierno británico se haría cargo de los gastos corrientes de hasta cuatro millones de libras. Butler le entregó una carta al barón escrita por Margaret Thatcher donde expresaba su “excitación y gratitud”. Todo estaba claro, la colección se iría a Londres. Solo faltaba conocer la opinión de la baronesa, ausente durante las negociaciones por la enfermedad de su perro.

 

No obstante, la situación se enredó y el 30 de mayo el barón escribió a Thatcher diciendo que había discutido la oferta con su esposa y su hijo mayor, Georg. Finalmente decidieron Madrid. Thatcher no se sintió traicionada y le contestó señalando que “la colección es tan hermosa y debe significar mucho para su familia”, por lo que entendía la dificultad de la decisión. Madrid fue la elegida.

Miguel Mirón Pérez

Miguel Mirón Pérez

Miguel Mirón Pérez es director de Ritmos 21 - Milennial Culture Information y consultor de comunicación en iDen Global.

Comentarios