• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

Falsificaciones artísticas

Cuando resulta no ser arte

TAGS FalsificacionesMéxico
Una colección de prehispánico en el Museo Mexicano de San Francisco de más de 2.000 piezas ha resultado ser falsa.

Un 40% de las obras de arte que se venden en el mercado son falsificaciones. De todas las épocas y movimientos. Desde Warhol a Picasso, incluso el arte maya es susceptible de haber sido falsificado. Así ha sucedido en el último y escandaloso caso en el Museo de México de San Francisco, donde tras un informe encargado a un experto en arte prehispánico ha confirmado solo la autenticidad o el valor para ser expuestas en un museo nacional, de 83 de las más de 2.000 obras de la colección. Un 96% de la muestra era poco representativa o directamente falsa.

 

"Esta espectacular colección es única en el país e incluye arte prehispánico, colonial, popular, arte mexicano y latino moderno y contemporáneo, y arte chicano", así lo cita el museo en su página web. Una colección que ha resultado ser, en su mayoría, una farsa. El Museo Mexicano de San Francisco, se trata de una institución que comenzó en 1975 con una pequeña colección y que ha ido creciendo con donaciones particulares. Sin embargo, el aumento de la muestra ha hecho que se tengan que trasladar a una nueva localización. Una sede que ha costado más de 75 millones de euros. 

Una de las figuras de la colección del Museo de México de San Francisco.

La colección prehispánica se compone de vasijas, objetos ceremoniales, relieves o herramientas de distintas culturas antiguas como la teotihuacana, maya, zapoteca, colima o inca. Una colección que se ha nutrido de 50 fuentes de donaciones distintas que no han podido verificar, lo cual hace que el 96% de la colección sea considerada falsa. Por esta razón de las , la web añade que "comprende las culturas mesoamericana, centroamericana y peruana, que se extienden por 2.500 años de historia". 

 

Esa colección, el 96% de la cual es falsa o imposible de verificar, se ha construido en las últimas cuatro décadas a base de donaciones hasta de 50 fuentes distintas que no se han autentificado, esto se debe, según el responsable del Museo Mexicano, Andrew Kluger, a que en el museo "aceptaban todo". Se ha formado una colección con lo que según ha declarado el propio responsable del museo con "piezas de hijos que no las quieren".

Pieza azteca dentro de la colección del Museo

El negocio de la falsificación

No solo en las colecciones expuestas en los museos, se dan casos de falsificaciones artísticas, en la venta de arte es donde más proliferan este tipo de estafas. Buen ejemplo de ello, es la venta por valor de 360.000 euros de obras falsas de Damien Hirst a compradores de todo el mundo, intervenida el pasado mes de junio.

 

También en nuestro país, han sido intervenidas recientemente más de 27 obras vendidas por 150.000 euros de artistas modernistas valencianos y catalanes como Ramón Casas, Isidre Nonell, Eliseu Meyfren, Joaquim Mir o Santiago Rusiñol. Unas tramas que van desde el taller donde se realizan los bocetos y las falsificaciones hasta el mercado donde se pueden llegar a vender por más de 100.000 euros cada pieza.

 

Otro de los artistas más falsificados en España es Picasso, de quien se han incautado falsificaciones como Guitare et Guitarron, Mujer cubista o arlequín y Bodegón con aguamanil, vendidas cada una por 20 o 30 millones de euros. Al igual que una obra titulada La vida y la muerte, de la supuesta estancia del pintor malagueño en Cuba.

 

Unas falsificaciones que llegan hasta los museos, como es en caso de México y, dentro de un ámbito muy específico donde es difícil verificar la autenticidad de las obras. Las obras verdaderas, al alcance de unos pocos entendidos, mientras tanto, la estafa de la falsificación harán que el público general no sea capaz de distinguir un Picasso verdadero de uno falso.

Marina Prats

Marina Prats

Marina Prats es periodista y experta en comunicación cultural.

Comentarios