Hasta el 6 de julio

Telefónica cumple 90 años y lo celebra con una exposición

90 años al servicio de las telecomunicaciones. El Espacio Fundación Telefónica presenta la muestra "Telefónica cumple 90 años" en la que acoge la historia de la compañía que supuso una revolución en las telecomunicaciones.
El Espacio Fundación Telefónica trae una nueva efemérides relacionada con la historia de las telecomunicaciones. Tras las anteriores muestras Los primeros modelos de teléfono, Los inicios de la telegrafía eléctrica y Hedy Lamarr y el Sistema Secreto de Comunicaciones, se inaugura la muestra Telefónica cumple 90 años, una presentación del nacimiento de esta compañía que supuso una revolución en la historia de las telecomunicaciones en España. Del 16 de abril al 6 de julio en la planta 2 del Espacio.
 

Una efeméride señalada

 
El 19 de abril de 1924 se fundó la Compañía Telefónica Nacional de España. La exposición de esta efeméride nos invita a hacer un viaje en el tiempo para conocer el contexto de hace 90 años en el que apareció lo que hoy conocemos como Telefónica.
 
España fue uno de los primeros países en realizar experimentos con el teléfono. En 1877, apenas un año después de que Graham Bell patentara su invento, se realizaron los primeros ensayos. Sin embargo, este comienzo prometedor demostraría su ineficacia en los años siguientes.
 
En otros países europeos se había tomado conciencia de la importancia estratégica de las comunicaciones, por lo que el incipiente servicio telefónico pasó a depender exclusivamente del Estado, al igual que el servicio de correos y telégrafos. En España sin embargo, la sucesión de gobiernos que se produjo a principios del siglo XX supuso una serie de cambios legislativos y normativas contradictorias que, en unos casos otorgaban la explotación del servicio telefónico al Estado, en otras a la iniciativa particular e incluso a la mezcla de ambas.
 

Antecedentes: desorganización y caos

 
Equipos obsoletos, materiales de diferentes clases funcionando en una misma red que estaba también anticuada y líneas aisladas unas de otras. Pero uno de los grandes temas pendientes era el aislamiento de zonas enteras del país, sin servicio telefónico, la interconexión entre las ciudades y la expansión del servicio a zonas que no se consideraban de interés económico. El servicio interurbano estaba fragmentado y no alcanzaba a todo el territorio.
 
Esta situación de infradesarrollo afectaba también al servicio internacional. En 1924, sólo había comunicación telefónica con Francia y Suiza.
 

Una jugada a tres bandas

 
La Compañía Telefónica Nacional de España se fundó el 19 de abril de 1924, y en agosto del mismo año firmaba con el gobierno un contrato para la “reorganización, reforma y ampliación del servicio telefónico nacional”. La CTNE fue creada por la ITT, International Telephone & Telegraph, empresa estadounidense de los hermanos Behn, junto con inversores españoles (entre los que se encontraban los grandes bancos del momento) y la ayuda de alto personal de Correos y Telégrafos y de otras empresas de telefonía del país.
 
El golpe de Estado de 1923 desembocó en un gobierno militar, presidido por Primo de Rivera y refrendado por Alfonso XIII. Entre los proyectos legislativos abordados se planteó en un primer momento la reversión de la totalidad del servicio telefónico al Estado, sin embargo, el gobierno optó por una solución sin precedentes en Europa, firmar con la CTNE, cediendo el servicio a una empresa privada en régimen de monopolio.
 

Primeros pasos de gigante

 
El contrato de la CTNE con el gobierno dio comienzo a toda una serie de actuaciones importantes para la mejora del sistema telefónico. Se automatizan las líneas telefónicas en las principales ciudades, se construyen nuevos edificios para la instalación de centrales, entre ellos el primer rascacielos de Europa –el edificio de Telefónica en Gran Vía. Las zanjas para soterrar los cables, que antes se tendían entre los tejados, alteran la vida de las ciudades. Se amplía y moderniza la red interurbana, instalando todos los adelantos tecnológicos de la época. La conexión internacional amplía sus fronteras.
 
Además se establecen nuevas normas de actuación siguiendo las directrices que llegan de Estados Unidos: formación para los empleados, muestras públicas de los modernos sistemas y teléfonos que se están instalando, servicios médicos y normas de seguridad en el trabajo…
 

El camino hacia el progreso

 
Aunque se fundara de una manera un tanto peculiar, la Compañía Telefónica Nacional de España imprimió, sin duda, un avance extraordinario al sistema telefónico del país. A los cinco años de comenzar su andadura, el servicio automático, hasta entonces prácticamente inexistente en el país, ya estaba instalado en 18 ciudades. Y si en ese mismo 1924 el servicio internacional en España estaba limitado a la comunicación con Francia y Suiza, cuatro años más tarde, en 1928, se inauguraba el servicio transatlántico con Estados Unidos, Canadá y Cuba, a los que seguirían en años sucesivos México, Argentina, Uruguay…, también Europa se conectaba por teléfono y el norte de África quedó unido a la red nacional mediante un cable submarino tendido en 1924.
 
La fundación de la Compañía Telefónica Nacional de España es uno de los hechos más relevantes de nuestra historia económica, social y tecnológica más cercana. Es fundamental para conocer las claves de las telecomunicaciones y la evolución de la innovación y el progreso.
Redacción

Redacción

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios