• EL PROYECTO
  • NEWSLETTER
  • BUSCAR
    BUSCAR

Miguel Mirón Pérez

Cultura y voz

Entender la cultura no sólo como la expresión del ser humano, sino como uno de los elementos que lo forman, conforman y elevan, como lo que, precisamente, le hace humano es la seña de identidad de Miguel Mirón, periodista y director de Ritmos 21.

Cultura y voz pretende ser un acercamiento humano y humanístico a la realidad y la información cultural.

cerrar

¿Qué hacemos con el teatro, Carmena?

TAGS Manuela CarmenaMatadero MadridJuan Carlos Pérez de la FuenteTeatroMadrid
La alcaldesa de Madrid debería rectificar en sus políticas culturales, comenzando por la recuperación del espíritu de las Naves de Matadero.

A estas alturas de legislatura carece de sentido hacer una lista de los errores cometidos por el Ayuntamiento de Madrid en materia cultural. Desde que Manuela Carmena y su equipo llegarán al poder a mediados de 2015, la cultura madrileña se ha ido deteriorando considerablemente. Ya no hablamos únicamente de la vestimenta de los Reyes Magos en la cabalgata de Navidad o de titiriteros que exhiben pancartas que ponen Gora ETA. Es un problema de fondo.

 

Seguramente el teatro sea el arte más perjudicado tras la llegada de Celia Mayer como delegada de Cultura y Deportes. De repente y, sin motivo alguno, se cesó a Juan Carlos Pérez de la Fuente como director del Teatro Español, tras ganar por concurso público en la legislatura del PP. El caso habría llegado hasta los tribunales si no fuese porque ambas partes alcanzaron un acuerdo. No obstante, Pérez de la Fuente siempre dejó claro que no era de la cuerda de Ahora Madrid y compañía. Su sucesora, en una entrevista a Ritmos 21, tachó la labor de De la Fuente como “muy válida en el teatro que él creía”.

 

Y a todo esto hay que sumarle el bochornoso espectáculo vivido esta semana en la programación de las Naves de Matadero, que ahora incluirá en su nombre el concepto de “artes vivas” -¿acaso hay artes muertas?”-. Mayer y Mateo Feijóo, nuevo director del espacio teatral, fueron los encargados de presentarla. Pocas horas antes ya se había armado una buena bronca por las voces críticas de muchos actores, directores y dramaturgos que lamentaban que el teatro se dejara a un lado para dar voz a “creadores inconformistas, radicales y transgresores”. Si no cumples uno de estos requisitos, estás fuera de cualquier posibilidad (y derecho) de presentar tu obra en una institución cultural pública.

 

“Es reaccionario y un acto de infantilismo, que duele más por venir de la izquierda”, afirma Mario Gas, que fue el primer director de las Naves de Matadero Madrid. Por su parte, Sergio Peris Mencheta lamentaba a través de Facebook el nuevo viraje de este espacio público: “Sé lo que cuesta llevar público a Legazpi y temo que finalmente, lo que se quería evitar con la derecha en el Ayuntamiento (que era el desmantelamiento paulatino de este espacio y su subasta posterior al mejor postor), se vaya a conseguir en tiempo récord con un gobierno de izquierdas".

 

El teatro se dejará a un lado para dar voz a géneros como el rap, el break dance, performance y todo aquello que no sea “mainstream”. Sin duda alguna, Carmena debería rectificar en sus políticas en Cultura y darlas un nuevo enfoque. Si no es así, uno acabará preguntándose si no será cierto que con la derecha la cultura estaba mejor cuidada que con la izquierda. Al menos eso es lo que se preguntan en la actualidad muchos artistas de izquierdas. ¿Qué hacemos con el teatro, Carmena?