Crónica de actualidad poética

Un chau-chau luisalbertiano, dos alegres novedades literarias y dos premios

Aparece este duendecillo que se embosca en los cafés y en las tertulias, que presta oídos a jurados y a poetas, a editores y a lectores, para traer con cada Verso Blanco, eso que para el resto de medios no es más que un oxímoron, pero que para VB es vital: la actualidad poética.
Inicia este duende, que es mejor lector que poeta, su andadura por estos pagos digitales.  ¿El objetivo? La actualidad. La actualidad poética que, aunque pase desapercibida en el resto de medios, es también actualidad.  Trataré, querido lector, de presentarla de forma diferente, solemne o socarrón, según se dé.
           
Las primeras líneas no podemos dedicárselas a otro que no sea Luis Alberto de Cuenca, flamante Premio Nacional de Poesía. Merecidísimo, huelga decir.  ¡Ya era hora!, es perentorio exclamar. Su paso por la política, en una de las muchas injusticias que la literatura comete,  le había cerrado las puertas a estos galardones y esta semana, a Clío gracias, se le han abierto de par en par.  Quizá este premio haga recapacitar a los excelentísimos académicos de nuestra muy ilustre y muy real Academia Española, que tiempo ha que arrastran la concesión de un sillón al poeta. Y un chau-chau recorre las tertulias: el siguiente, el Princesa de AsturiasCervantes que tanto bien le haría a la poesía. Ojalá. Poco más al respecto puedo añadir. Sólo recomendarle al lector dos lecturas aparecidas en RitmosXXI.com: el artículo de Álvaro Petit y el de Fernando Alonso Barahona, ambos en sus respectivos blogs. Sin duda, las dos mejores aportaciones periodísticas sobre Don Luis Alberto y el reciente galardón. 
           
La verdad sea dicha: la semana ha sido redonda. Además del galardón a Luis Alberto, dos grandes noticias más: vuelven Luis García Montero y Clara Janés. El poeta granadino, excelencia poética de los últimos cincuenta años, reaparece, por fin, en las librerías con un nuevo libro de poemas bajo el brazo. De buena tinta sé que es un libro que ha estado puliendo este verano y en el que ha ejercido una fuerte influencia vital la vida de Jaime Gil de Biedma. El título no puede ser más sugerente: Balada de la muerte de la poesía. En ella, el poeta se entera por televisión que la poesía ha muerto y transmite la triste noticia a colegas como Rafael Alberti, Bécquer o Neruda. Ansiosos esperamos la llegada de un libro que sin duda, nos hará reflexionar a todos los lectores de poesía. En el caso de Clara Janésparadigma de la gran poesía femenina que se escribe en España -, lo que aparece es Movimientos insomnes una magnifica edición de Galaxia-Gutemberg en la que se reúnen lo mejor de cincuenta años dedicados a la poesía. Jaime Siles – otro gran poeta al que los premios deberían hacer justicia –, firma el prólogo a una de las obras poéticas más importantes de la literatura contemporánea en español. ¡Ay, Clío, gracias por este arranque de curso tan prolífico!
           
Y recuerda, oh musa, al poeta mejicano Hugo Gutiérrez Vega, que falleció el pasado viernes 26 de septiembre a los 81 años. Con una treintena de libros, Vega ha sido uno de los poetas más destacados de México. Todo lo que veía, lo que olía, lo que tocaba… TODO era para él poetizable. Con varios premios, fue el Nacional de Ciencias y Artes recibido en 2013 el que más justicia le hizo. Los poetas que entorno a este Verso Blanco nos congregamos, le recordamos.
           
Y ahora, lo pantanoso: los premios. Pantanoso digo, porque siempre que se escribe en Internet sobre un premio de poesía, abundan los comentarios con vituperios y acusaciones de poetas heridos en su orgullo, casi siempre. Para este duende, sin embargo, todo jurado es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Cosa distinta son los pre-jurados o las comisiones lectoras de los certámenes. Pero no por pantanoso vamos a evitarlo. De hecho, siempre que se produzca, aparecerán aquí, en esta crónica, los ganadores de los certámenes más insignes de nuestra lengua y otros que, sin ser tan reconocidos, aportan interesantes nombres a las mesnadas líricas.  El primero esta vez es el Fray Luis de León, que en su edición correspondiente a 2014, ha recaído en el poeta murciano David López Sandoval por su obra El viaje heroico. El certamen también ha concedido un segundo premio a Manual del deseoso, de Jorge Tamargo. Enhorabuena a ambos. Deseando está este duendecillo hincarle el diente a estos dos poemarios reconocidos por uno de los certámenes que aún permanecen incontestados. También se ha concedido el Ciudad de Salamanca, otro de los premios señeros del inicio de curso. En esta edición, el premiado ha sido el leonés Félix López y su poemario, El lugar en mí. “Un libro extraordinario”, dijo Antonio Colinas, presidente del jurado, al dar a conocer el nombre del ganador. La editorial Reino de Cordelia – gran editorial, por cierto: originalidad, cuidado, mimo… un lujo, vaya – será la que publique la obra.
           
Por cierto: nótese que ni en un premio ni en otro he mentado ni las sumas de dinero con las que están dotados ni lo crematístico que en todo premio hay. ¡Son tan farragosos ambos temas!, ¡tan impropios de la poesía! No será este duende quien caiga en tales fangales. 
El Duende Libresco

El Duende Libresco

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios