Vende sus obras

La nieta de Picasso que reniega de su obra

"Nature morte aux fruits" (1945), Pablo Picasso. (Foto: Sothebys)

"Nature morte aux fruits" (1945), Pablo Picasso. (Foto: Sothebys)

Marina Picasso, la nieta vejada por el pintor, sigue subastando las más de 10.000 obras que heredó de su abuelo. "He pasado toda mi vida tratando escapar de la miseria creada por Picasso".
La obra de Pablo Picasso se expandió por todo el mundo tras su fallecimiento. Desde el Museo Reina Sofía hasta el Picasso Málaga o el propio MOMA de Nueva York, acogen algunas de las piezas artísticas más conocidas del pintor malagueño. Pero una parte de su obra se quedó bajo las paredes de su estudio. Obras sobre papel, cerámicas y esculturas de terracota componen la colección de piezas Picasso en Privado que, hasta la fecha, eran propiedad de Marina Picasso, la nieta del artista.
 
La colección privada revelan un viaje privado y personal por una vida de innovación creativa. Una colección que dejará el estudio del artista para salir a subasta el próximo 5 de febrero en Londres, de la mano de la casa Sotheby’s.
 
Para aquellos que quieran gozar de la colección que heredó Marina Picasso, estará expuesta hasta el 17 de enero en Nueva York. Después viajará a Londres para su exposición hasta el 4 de febrero, día antes de su subasta.
 
Chevalier picador dans lárène (1951), Pablo Picasso. (Foto: Sotheby´s)

Para Helena Newman, Co-Directora Internacional de Impresionismo y Arte Moderno, “esta maravillosa colección presenta una visión íntima del artista en sus momentos de creación y nos permite situarnos sobre el hombro de Picasso, para observar su proceso creativo y la reinvención artística de sí mismo una y otra vez. Los dibujos y las cerámicas de Picasso nos permiten acercarnos al artista en la génesis misma del desarrollo de muchos de sus temas principales”.
 
Sotheby´s saca a subasta un total de 187 obras, que incluyen 70 cerámicas y esculturas de terracota y 106 obras sobre papel. Las estimaciones apuestan a una recaudación en torno a los nueve millones de euros.
 

Picasso y su nieta, una relación desastrosa

 
“He pasado toda mi vida tratando de escapar de la miseria creada por Picasso”, afirmó en su momento la nieta de Picasso. Y es que Marina, conocida como la nieta vejada por el pintor, se ha ido deshaciendo de la herencia artística que recibió de su abuelo. En 2015, heredera empezó a vender una parte de las más de 10.000 obras que se quedaron en su haber. Para Marina, es una “herencia miserable” manchada de crueldad por un “monstruo”.

 
“Nadie en mi familia pudo escapar a su total dominio. Necesitaba sangre para firmar cada una de sus pinturas”. Duras palabras de un familiar de Pablo Picasso, heredera de la colección del pintor más cotizado del siglo XX.
 
Marina ha decidido ayudar a proyectos benéficos con el trabajo del que fue un pintor “manipulador”. Para ello ha decidido financiar obras benéficas para adolescentes con problemas y niños pobres en Asia y liberarse del recuerdo de un abuelo al que define como "déspota, destructor, vampiro".  
Miguel Mirón Pérez @migmiron

Miguel Mirón Pérez @migmiron

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios