Arte y mecenazgo

Mecenazgo cultural: una tarea pendiente en España

La industria cultural cambia de discurso en los últimos años y abandona la reivindicación de las subvenciones para pedir al Estado mayor libertad de financiación. "Lo que queremos ahora es la desgravación", afirma Ramón Colom, presidente de FAPAE. En la pasada legislatura, el PP no sacó adelante la prometida Ley de Mecenazgo.
¿Subvenciones o mecenazgo? He ahí la cuestión. La eterna cuestión. La cultura en España se ha visto sometida en los últimos años al poder del cheque del Estado frente a la posible participación de la iniciativa privada en el panorama cultural de nuestro país. El cine, el teatro o los museos gozaron antes del estallido de la crisis económica de un buen estado de salud gracias a la bonanza cosechada por los gobiernos.
 
Pero la crisis llegó y, con ello, los recortes. No solo en educación y sanidad, también en cultura que, acompañado de una subida del IVA en cultura al 21%, hizo que la industria cultural española se replantease su modelo de financiación. Se tuvo que tirar de imaginación e ingenio para poder seguir adelante, a falta de desgravaciones fiscales.
 
El sector cultural se vio obligado a cambiar su discurso. Está bien, cero subvenciones, pero apostemos por el mecenazgo. “Lo que queremos ahora es la desgravación”, afirmó en 2014 Ramón Colom, presidente de la Confederación de productoras audiovisuales (FAPAE). El cine español, uno de los más afectados, dejó a un lado su discurso intervencionista para apoyar un programa en el que la empresa privada tuviera un mayor protagonismo en la financiación del cine.
 
Foto: Museo del Prado.

“Ha sido una función clásica de la Administración intervenir con el fin de fomentar y estimular, también desde un punto de vista económico, ciertas actividades que son de interés común. La subvención ha sido, en este sentido, el instrumento utilizado con más frecuencia para canalizar las ayudas. En el contexto de la actual crisis económica, es importante sin embargo pensar en otras modalidades como el mecenazgo”, señala en un artículo Jesús López-Medel, jurista y político.
 
Así, el mecenazgo se ha convertido en una de las reivindicaciones de la industria cultural. En concreto, tras la aprobación de la reforma fiscal del PP en 2015, el sector reclamó mayores desgravaciones fiscales después de que el Gobierno anunciara que, finalmente, no sacaría adelante la Ley de Mecenazgo.
 

El valor de la educación

 
Un estudio reciente de la Fundación Arte y Mecenazgo propone el fomento del mecenazgo mediante la educación. Para el filósofo José Antonio Marina, uno de los impulsores del estudio, señala que, “para comprender el hecho artístico en todas sus dimensiones, es preciso conocer también la función de aquellas personas o instituciones que permitieron su aparición”. Para ello, pide que en la historia del arte también debe nombrarse a aquellas mecenas que lo hicieron posible.
 
 
Pero no solo hay que dar protagonismo al mecenazgo en la historia del arte, sino también como una virtud cívica que debe ser tenida en cuenta en la educación. En los países de cultura anglosajona existe una mayor concienciación por parte de la ciudadanía del valor cultural del que disponen. Para la Fundación, el mecenazgo es “una acción de generosidad gracias a la cual se ponen a disposición de la ciudadanía grandes obras”.
 

La ética del mecenas

 
¿Puede ser el mecenas un egoísta? Son algunas de las incógnitas que busca responder la catedrática Victoria Camps. Para Camps, que el “ser humano busque su propio beneficio es algo inherente a su capacidad racional, como lo es también, a su vez, buscar y proponerse el bien como estadio final del interés particular”. La catedrática concluye que el mecenas no busca “en exclusiva” el valor propio, sino también “el fomento de algo que está considerado como un bien o valor colectivo”.
 
En países como Inglaterra o Estados Unidos, donde hay una mayor cultura de mecenazgo, la gente dona, según el estudio, por tres motivos principales: por individualismo, por prestigio social y por contribuir a causas en las que cree. Sea cual sea las razones, el mecenazgo se ha convertido en una alternativa a la subvención. En España todavía falta mucho por hacer. 
Miguel Mirón Pérez @migmiron

Miguel Mirón Pérez @migmiron

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios