Cultura y voz

Cultura y voz

Entender la cultura no sólo como la expresión del ser humano, sino como uno de los elementos que lo forman, conforman y elevan, como lo que, precisamente, le hace humano es la seña de identidad de Miguel Mirón, periodista y director de Ritmos 21.

Cultura y voz pretende ser un acercamiento humano y humanístico a la realidad y la información cultural.

cerrar

Blog | Cultura y voz

Hablemos bien. Escribamos bien

Más allá del auge del español fuera de nuestras fronteras, el anuario dice la verdad: cada vez usamos peor nuestro idioma. ¿Cómo podemos mejorar este panorama? La respuesta está en la educación.

El anuario El español en el mundo 2015, presentado esta semana en el Instituto Cervantes, exterioriza un panorama optimista y a la vez desolador de nuestro idioma. Optimista porque, año tras año, cada vez más personas empiezan a estudiar el español. Pesimista porque, a pesar de que cada vez somos más, lo usamos peor.

 
El Instituto Cervantes lo achaca a un claro problema: los españoles cada vez leemos menos. Cierto. El CIS lo confirma en un estudio en el que recalca que el 35% de los españoles no leen “nunca o casi nunca”. Una pena. Una tragedia.
 
¿Qué podemos hacer ante esta situación? Sencillo. La respuesta la encontramos en la educación. Somos uno de los países europeos con mayor fracaso educativo. Lo sabemos, la OCDE nos lo recuerda cada año. Pero eso no significa que bajemos las manos, que nos demos por vencido, puesto que la falta de educación no es solo un problema político –que también-, sino familiar.
 
El colegio no es la única herramienta que promueva la lectura y el espíritu crítico, sino también la familia. Tenemos la obligación de fomentar la lectura a los más pequeños, que sepan valorar y disfrutar de los placeres que ofrece un buen libro. Solo la lectura nos otorga un buen conocimiento de nuestro idioma y un buen uso de él.
 
Coincido con la opinión de Víctor García de la Concha, director de la institución, de que todavía no tenemos perspectiva para achacar la culpa de ese empobrecimiento a las nuevas formas de comunicación digital. Pero añado más. No creo que sea problema de las nuevas tecnologías. Dudo que las personas escribamos igual por Whatsapp o Twitter que cuando tenemos que realizar un informe, hacer un trabajo o escribir un artículo.
 
Más allá del auge del español fuera de nuestras fronteras, el anuario dice la verdad: cada vez usamos peor nuestro idioma, solo hace falta echar un vistazo a algunos medios de comunicación. Por favor, hablemos bien. Escribamos bien

Comentarios