¿Patrimonio de la UNESCO?

Los retos de la rumba catalana

Nace una asociación con el objetivo de difundir y fomentar este género musical. Entre sus objetivos está crear un archivo histórico y convertir el 24 de julio en el Día de la Rumba Catalana.
Peret es considerado como el padre de la rumba catalana.

Peret es considerado como el padre de la rumba catalana.

Rumba catalana: dícese de aquella disciplina musical que mezcla la rumba gitana clásica con influencias de guaracha y el mambo. En Barcelona, en concreto, es la ciudad catalana donde está más implementado esta disciplina que busca convertirse en patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO.
 
Para alcanzar este objetivo, profesionales del sector musical han creado la Asociación Profesional de Autores y Creadores de Rumba Catalana (APAC) para “potenciar y difundir” este estilo musical, enraizado de un modo singular en Cataluña.
 
Los primeros retos serán crear un archivo histórico –donde recoja toda la historia y su evolución en los últimos años- y un festival de música de rumba catalana. Según explica el presidente de APAC de Rumba Catalana, Antoni Sicus Carbonell, la asociación también presionará por la celebración del Día Internacional de la Rumba Catalana, que sería el 24 de julio.
 

Otra de los objetivos a conseguir es la de “crear sinergias entre la comunidad artística y la empresa privada” para que participen en actividades culturales y en patrocinios. Además, buscará expandir la cultura de la rumba catalana a otras comunidades españolas y a otros países para “el intercambio cultural y musical”.
 
Al igual que la Marca España, la APAC quiere crear la propia marca Rumba Catalana, a través de difundir a los ciudadanos “la historia, la técnica y la práctica” de este género.
 

Rumba gitana y mambo

 
La rumba catalana tuvo sus inicios en los años 50, en pleno franquismo, entre la comunidad gitana de la Ciudad Condal. Los propios defensores lo definen como un estilo propio resultado de la fusión de la rumba gitana con la guaracha y el mambo. Peret, catalogado de forma unánime como el “padre de la rumba catalana”, y Antonio Flores, El Pescailla, son considerados sus máximos representantes.
 
Desde entonces, grupos como Los Manolos, Azúcar Moreno, Los Chichos, Los Chunguitos Rumba Tres, son algunos de los muchos artistas que han dado vida a esta disciplina, cuya influencia se prolonga hasta nuestros días con grupos como Estopa, La cabra mecánica, Ojos de Brujo o Dusminguet.  
M. López

M. López

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios