Reportajes - Terrorismo

ETA y sus jóvenes; captación, adiestramiento y asesinatos

Los terroristas etarras fundamentan las bases de su organización en dos pilares que son para ellos fundamentales: el dinero y las personas. El dinero lo obtienen mediante el tráfico ilegal y la extorsión. Las personas mediante la captación. Daniel Ruiz Miguel nos acerca los métodos de captación y cómo se hacen efectivos mediante organizaciones bilaterales a la banda y su ambiente. Además: El Apunte del Director
Como todos sabemos, la banda terrorista Euskadi Ta Askatasuna (Euskadi y Libertad) más conocida como ETA, fue fundada durante la dictadura, en 1959.
 
De la mano de un grupo de estudiantes radicales disconformes con el brazo del PNV, EKIN, que pretendía “reaccionar contra la pasividad y el acomodo que padecía el PNV ante el régimen” y bajo los postulados de la ideología marxista-leninista, surge ETA. Algo así como la escisión dentro del partido de carácter juvenil y radical que pretendía (y pretende) en definitiva los fundamentos políticos del PNV, que no es otro que el independentismo, pero con la importante salvedad de que abandonan el juego político y se declaran partidarios de lograrlo por la vía de la violencia. Sólo que ETA apunta a una independencia a tres bandas: Por un lado el País Vasco y Navarra, y por otro, tres departamentos de Francia, el llamado “País Vasco francés”.
 
Hay que apuntar que esta escisión (los miembros de ETA originarios fueron expulsados del PNV) se debe al importante giro de acontecimientos que en torno a la década de los 50 se estaba produciendo: La dictadura franquista, que estaba abandonando la autarquía, se había abierto estrechando lazos con Occidente (es decir, con los EEUU) obteniendo por ello mayor reconocimiento internacional. Ello significó un importante golpe a las pretensiones nacionalistas del PNV, que tuvieron que abandonar su sede en París, es decir, su cobertura internacional se debilitó sobremanera. En el 58 las juventudes de EKIN, fundidas con las juventudes del PNV provocan distensiones con los dirigentes del partido, al propugnar una “lucha directa” dentro del marco de tardo-descolonización que estaba teniendo lugar en el plano internacional.
 
En el 59 el grupo ya contaba con una organización más o menos definida en sus postulados ideológicos y una cúpula dirigente precisada, intentando contactar con algunos miembros en el exilio del PNV o relacionados con movimientos independentistas precedentes. Aunque ideológicamente no será hasta el 63, cuando Federico Krutwig estudioso de la Real Academia de la lengua Vasca, de padre alemán y madre vasca, escriba “Vasconia”, cuando el grupo se identifique plenamente como “Movimiento Revolucionario Vasco de Liberación Nacional, creado en la resistencia patriótica, e independiente de todo otro partido, organización u organismo." Además, la profusión de elementos izquierdistas dentro de su ideario les aleja cada vez más de un denostado PNV, conservador en esencia.

En el 61 pasan a la acción. Su objetivo: Los franquistas. Intentan descarrilar un tren de voluntarios que iban dirección San Sebastián a celebrar el golpe de Estado (era un 18 de Julio). Este intento fracasó. No obstante existen teorías que apuntan a que el primer atentado de ETA fue en una estación de tren de San Sebastián donde murió un bebé de 22 meses, no obstante, la banda nunca reconoció ser la autora del crimen.
 
Durante varios años sus acciones pasan desapercibidas más allá de los informes policiales de búsqueda y desarticulación del movimiento, con algunos atentados con escasas consecuencias y algunas “travesuras” tales como pintadas y poco más.
 
Pero en 1968 comienza su verdadera carrera del terror. Asesinan al guardia civil José Ángel Pardines Arcay y a Melitón Manzanas, jefe de la policía secreta de San Sebastián y represor de la oposición a la dictadura franquista. Sus ataques, en principio dirigidos hacia miembros cada vez más importantes de la dictadura, tienen su lógica repercusión y sus autores son condenados a muerte tras el famoso Proceso de Burgos de 1970. Gracias a la presión internacional, se impiden lo últimos fusilamientos del régimen y se conmuta la pena. Su actividad, empero, contra el régimen culminaría con un atentado, en 1973, contra el ex almirante y recién elegido presidente del Gobierno por Franco, Luis Carrero Blanco.

Es importante apuntar que antes de ese atentado, se había producido importantes escisiones dentro de ETA. En 1970 surge ETA-V, un brazo de la banda partidario de no poner coto a la lucha armada. Es la llamada ETA militarista. ETA-V logra hacerse con el control de la organización, en la que se integra un sector de EGI, las juventudes del PNV, y en el 73 aprueba ligarse a la Liga Comunista Revolucionaria. El brazo “más político” de ETA o ETA-VI se escinde nuevamente y se disgrega por otros partidos, abandonando la violencia y aceptando la amnistía del gobierno hacia los presos de ETA durante la Transición. ETA-V, ya sin oposición interna, nuevamente pasa a llamarse ETA, pero esta organización poco tiene que ver con el movimiento nacido en los 50 por estudiantes universitarios de carácter marxista-leninista. Esta organización ya no sigue unos postulados ideológicos y carece de voluntad de seguir el juego político. Es la organización terrorista que concuerda más con los asesinatos a sangre fría, los secuestros, las bombas. Aquí comienza la escalada del Terror.

***
Han pasado muchos años desde entonces, y sin embargo la banda terrorista sigue viva, a pesar de los muchos golpes que han sufrido por la acción de la Policía. Desde los 70 hasta hoy, hay un largo trecho y si contamos los detenidos, lo cierto es que no se comprende cómo es que la organización no se retira después de cuarenta años en activo, si no es porque, sin duda, existen juventudes dentro de ETA que toman el relevo de los activos terroristas. En Ritmos queremos dilucidar el por qué de esta regeneración continua de miembros de ETA.

Es cierto que esta regeneración y adhesión no tuviera mayores problemas durante los 70 y principios de los 80: ETA disponía de un, llamémoslo “considerable apoyo social” durante el franquismo, en especial entre los sectores más opositores al régimen, sobre todo tras el asesinato de Luis Carrero Blanco, que tuvo apoyos hasta del exterior del país. Pero tras la Transición a la democracia, su escisión interna y posterior conversión a una facción militarista, así como su rechazo al abandono de la violencia, su progresiva radicalización y la serie de asesinatos a la población civil le hicieron ir perdiendo apoyos, de forma estrepitosa, sobre todo tras el secuestro y asesinato a sangre fría de Miguel Ángel Blanco.
JARRAI fue uno de los nichos de captación más importantes antes de su ilegalización

En la actualidad se apunta a un posible regeneracionismo de ETA “a marchas forzadas”, dado que según fuentes policiales podríamos estar hablando de menos de un centenar los miembros que ETA tiene en activo en nuestro país. Y es que tras el fallo del Supremo de 2007, donde califica a las organizaciones juveniles vinculadas con ETA como terroristas*, se les están cerrando las puertas de cara a la continuidad de la banda en el futuro. Estos juveniles son Jarrai, SEGI y Haika, y acusan al PSOE de fascista exhortando a las juventudes de Euskal Herria a continuar la lucha “frente a las sentencias fascistas”. En 2009 decidieron pedir fotos, vídeos o carteles relacionados con la historia de la banda a sus seguidores para celebrar su 30 aniversario. No cabe duda que esta asfixia les llevará a métodos de captación más radicales.

¿Cómo se nutre de integrantes desde que ETA es declarada oficialmente, no sólo en España, si no en prácticamente el resto del mundo, una organización terrorista que no duda en perpetrar asesinatos contra la población civil? Vamos a desgranar la Red de captación de la banda.
 
Teóricamente, y como veremos, en la actualidad las cosas ya no funcionan de este modo. Pero, insistiendo, teóricamente, el que era hasta hace poco su método de atracción se basa en tres fases que se parecen mucho a la enseñanza, y que van encaminadas hacia el lavado de cerebro de los jóvenes: Desde los 8 a los 14 se lleva a cabo el “adoctrinamiento” de los niños (vascos, obviamente), en unos valores y metas que consideran primordiales entre los integrantes de la banda. De los 14 a los 18 piden compromiso con la banda y de los 18 en adelante la total responsabilidad para con la banda asumiendo que para ello se puede llegar a matar “si es necesario, por la causa”.
 
En su intento de arrastrar a nuevas generaciones vascas, ETA cuenta con un entramado para la captación de chavales que en principio comienzan a actuar en Kale Borroka, que está dirigida por SEGI, la organización juvenil etarra número uno.
 
¿Cómo reaccionan los padres? Obviamente, ser “educado” por ETA no es algo que un muchacho pueda llevar a la ligera, sobre todo en edades tempranas. Muchos padres confiados, no obstante, pueden enviar a sus hijos a realizar actividades extraescolares tales como fútbol, campamentos, celebraciones de todo tipo, etc. Pues bien, ahí comienza la captación. De una manera sutil obviamente, pero gracias al ambiente se pueden introducir rasgos de esencialismo nacional, y no por ello uno ser consciente de la mano de ETA.
 
A través de organizaciones como Kimuak o Ikasle Abertzaleak (www.ikasceabertzaleak.org, se trata de un sindicato de estudiantes muy vinculado a SEGI, con gran presencia en la Universidad, que gracias a la pasividad de muchos estudiantes les dan alas para realizar actos de enaltecimiento de ETA y similares) o secciones juveniles de los partidos políticos abertzales, grupos de catequesis, e incluso ecologistas como Eguzki, se han registrado multitud de vías por las que los etarras captan a los jóvenes. Se trata de controlar, las ideas, el ambiente en que viven y se desarrollan los chavales en su infancia antes de la fase del compromiso con la banda. Llamémoslo chovinismo inocente. Pero lo cierto es que es en esa edad donde comienza la captación, que reside en concienciar de ciertos valores que lleven finalmente a los chicos a entrar en las redes de ETA
 
¿Qué se les intenta meter en la cabeza? En definitiva, que el País Vasco está sufriendo una constante e indiscriminada represión por parte de España y Francia.
 
Si conocen el movimiento llamado “La Tercera Ola” sabrán cómo es que el método de ETA ha funcionado en tantas ocasiones. La tercera ola, fue el nombre que el profesor de historia Ron Jones dio a una recreación experimental de la Alemania Nazi que dirigió con alumnos de secundaria para explicarles cómo los alemanes en los cuarenta permitieron que un perturbado como Hitler subiera al poder. Convenció a sus estudiantes de que el movimiento eliminaría la democracia, porque ésta enfatiza el individualismo, y en un ambiente en el que predomina el sentimiento colectivo, (llamémoslo en este caso “la causa por la liberación del País Vasco”) esos sentimientos se esfuman y predomina un sentimiento de grupo, de exclusividad racial. El profesor lo definió diciendo que el secreto se hallaba en el lema: "Fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo". Existe una película basada en el experimento, llamada “La Ola”. Pues la idea, a grosso modo, es esa.
Se trabaja por crear organizaciones como “Gaztesarea” o http://www.segigazte.net/. Ambas ya bloqueadas, la última recientemente, que incluso ofrecía su link a través de Wikipedia.
 
Entre los 14 y 20 se procede a exigir cierto compromiso con los postulados de la banda. En un mismo entorno grupal, con camisetas afines, botas, peinados, consignas, se logra cierta identificación en favor de su ideología con el exterior. Se les van encargando el montaje de casetas por las comparsas abertzales en las fiestas de los pueblos y ciudades tanto de Euskadi como Navarra, que recaudan fondos para el sustento de SEGI. A los jóvenes con más proyección abertzale, “los primeros de la clase” se les encarga la tarea de gestionar los gaztetxes o locales de jóvenes similares a las herriko tabernas, pero exclusivamente destinados para las juventudes.

A los 20 años, y “si se quiere”, estos jóvenes pueden acceder a engrosar las filas de SEGI, organizar Kale Borroka, se convierten en aspirantes a ser responsables y/u obtener algún cargo de  EKIN-Batasuna (brazo político vinculado a ETA) e incluso como a coordinar a ASKATASUNA, organización de presos de ETA.
 
No obstante, el paso final, el compromiso tras las etapas de adoctrinamiento etarra, no es otro que ser miembro de la organización terrorista ETA. Sus miembros también han pasado estas etapas, y su compromiso, que ha requerido mucha dedicación, ya es férreo. Queda una última etapa, donde la mayoría de los abertzales caen, pero no todos. Y es que no debe ser fácil matar. A estas alturas, no se trata de convencer o captar. Eso forma parte del pasado del joven abertzale, dado que en el futuro inmediato será él quien capte a otros jóvenes, y debe estar comprometido y seguro del camino a elegir, y ya no hay vuelta atrás: ETA o el abandono. Por ello, tras la “prueba de sangre”, quien lo ha pasado ya es miembro vitalicio. Y no se permiten deserciones.
 
Actualmente, y fruto de la situación extrema rayan que la desaparición definitiva de la banda, los métodos de captación y sus responsables están sufriendo una tremenda crisis.
 
En un documento incautado en 2008 por la Policía, escrito por uno de los dirigentes de SEGI, se afirmaba lo siguiente:"Estamos muy perdidos", "la situación es desastrosa", "la gente sólo quiere fiesta renunciando así al activismo".

Ahí no acaban los problemas. La banda históricamente se ha mostrado contraria al uso de las drogas, incluso en alguno de sus asesinatos ha alegado que había sido por acabar con un determinado individuo relacionado con ese mundo, justificando así el asesinato. Pues bien, en el mismo documento se filtra que uno de los mayores centros de captación de jóvenes etarras son los fumaderos de porros. Una estampa irreconocible para una banda juvenil que se jacta de haber logrado obtener el apoyo de importantes grupos de punk-rock en los 80 como Eskorbuto, Barricada o La Polla Records.
 
Ejemplo de canción para niños de 8 años en un campamento de verano

Goñira etorri da Cow boy, Cow boy
Goñira etorri da euskara ikastera
Goñira etorri da euskara ikastera
Eta nabari izan da gure euskal joera
Goñira etorri da Cow boy, Cow boy
Goñira etorri da euskara ikastera
Nahiz ta beretzat ez izan oso gauza erreza
Azkenean ahaztu du bere barneko inglesa
Goñira etorri da Cow boy, Cow boy
Goñira etorri da euskara ikastera Orain dio nahiz
ta erderak, gure hizkuntza zaharra ito
Gogor jarraituko dugu, euskaraz eta kitto!

Traducción

Ha venido a Goñi, Cow Boy, Cow Boy
Ha venido a Goñi a aprender euskera.
Ha venido a Goñi y se le ha notado nuestra ten-
dencia a las lenguas ajenas.
Ha venido a Goñi, Cow Boy, Cow Boy
Ha venido a Goñi a aprender euskera.
Aunque para él no ha sido una cosa fácil
Al final ha olvidado su inglés interior.
Ha venido a Goñi, Cow Boy, Cow Boy
Ha venido a Goñi a aprender euskera.
Ahora dice que aunque las lenguas ajenas
Ahoguen nuestro viejo euskera
Seguiremos duro, en euskera y se acabó!*
 
Fuente: Fernando Delgado, “Así capta a los jóvenes vascos”.
Daniel Ruiz Miguel

Daniel Ruiz Miguel

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios