"Suelo usar la ficción para rellenar los vacíos de la historia, no para alterar lo que sabemos"

En plena vorágine de encuentros y entrevistas, Santiago Posteguillo, uno de los autores más brillantes y con más lectores atiende a Daniel Ruiz Miguel para RitmosXXI.com
Pregunta. ¿Qué le llevó a escribir sobre Publio Cornelio Escipión?
 
Respuesta. Me pareció un personaje fascínate e injustamente olvidado por la historia y la literatura.
 
P. Su trilogía se caracteriza por personajes con una psicología profundísima. En especial hay uno que me llama mucho la atención, amén del propio Publio C. Escipión, y es Cayo Lelio. ¿Puede hablarnos un poco de
este personaje?
 
R. Fue un gran amigo de Escipión. Hubo un período en que esa amistad pareció enfriarse y desconocemos el motivo. Por eso tuve que dotar a la trilogía de los elementos narrativos necesarios para que ese enfriamiento tuviera lugar de una forma verosímil. Ahí aparece el personaje de la esclava Netikerty. Pero Lelio, pasada esa fase, siempre estuvo con Escipión hasta el final. Lelio es el mejor ejemplo de amistad que podemos encontrar.
 
P. Hay un gran trecho entre el Siglo III a.C. y finales del I d. C.  Nos hemos saltado a Cayo Mario, a César, a Calígula, a Nerón, a la guerra civil del 68 d.C. después de la muerte de éste… Por poner los acontecimientos más renombrados. ¿Se ha escrito demasiado de estas etapas históricas?
 
R. Demasiado no, pero si bastante. Rbert Graves, Colleen MCCullough y Sienkiewicz han recreado muy bien esa etapa. De momento prefiero seguir escribiendo sobre otros personajes más olvidados y que merecen la pena ser rescatados.
 
P. Sobre Aníbal si se ha escrito muchísimo, y sin embargo usted le ha dadoun lavado de cara completísimo al personaje. Nos muestra un Aníbal complejísimo, inteligente… Antes de su trilogía, Aníbal, para el gran público, era una mala bestia que atravesó los Alpes con elefantes…
 
R. A mí no me gustaba esa imagen que mucha gente podía tener de Aníbal. El cartaginés fue un gran líder y un personaje muy rico en matices. Esos detalles de personalidad es lo que he recreado en la trilogía. De esa forma Escipión tenía un oponente al que admirar en todos los sentidos.
 
P. Y ahora se ha decidido por escribir sobre Trajano…
 
R. Exacto. Otro gran olvidado.
 
P. Después de la trilogía de Trajano, ¿seguirá usted escribiendo sobre otra etapa de Roma?
 
R. Lo he de pensar. Tengo ideas para seguir con Roma y otros proyectos que nos llevan más allá de Roma. Es algo a meditar.
 
P. En la trilogía de Escipión, usted se mostró muy riguroso históricamente. En esta nueva entrega, “Los asesinos del emperador”, ¿Qué licencias se ha tomado?
 
R. Pocas. Suelo usar la ficción para rellenar los vacíos de la historia, no para alterar lo que sabemos. Me gusta ser lo más fiel posible a la historia y creo que eso lo aprecian los lectores. Y los vacíos dejan bastante margen para nuevos personajes con los que hacer la recreación histórica aún más vibrante.
 
P. Ha cambiado de editorial, de Ediciones B a Planeta. ¿Está contento con el trabajo en la edición de los chicos de Planeta?
 
R. Muy contento. La edición es de lujo, muy generosa en los apéndices con planos, mapas a color, diagramas, árboles genalógicos… una edición magnífica. Puri Plaza, la editora que trabajó conmigo mano a mano sobre todo esto, ha hecho una edición “histórica”.
 
P. Ha sacado la trilogía de Escipión a Latinoamérica. ¿Qué acogida ha
tenido allí?
 
R. Muy buena. Estuve en Bogotá el mayo y tenía colas de gente para que les firmara libros. Y me consta que me quieren mucho en México, Argentina, Chile, Uruguay, Venezuela, Ecuador…
 
P. Le habrán comentado que sus obras son muy cinematográficas. ¿Tiene ilusión porque se lleve al cine a Publio, a Lelio, a Aníbal, a Emilia Tercia…?
 
R. Me gustaría, pero no de cualquier manera. Soy un hombre paciente. Veremos.
 
P. ¿Hay ofertas?
 
R. Las hay.
 
P. Usted es profesor de literatura y lingüística de la Universidad Jaume I de Castellón, ¿de dónde saca el tiempo para escribir?
 
R. De donde puedo. Quitando horas al sueño, a veces algo a la familia, no viendo nada la tele…

P. Como profesor universitario, díganos: ¿la Historia en general está perdiendo posiciones en la enseñanza?
 
R. Es indudable que la gente no aprende suficiente sobre el pasado. Si no, no repetiríamos tantas veces los mismos errores. 
Daniel Ruiz Miguel

Daniel Ruiz Miguel

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios