• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

Según informa el diario ABC

¿Quién mató a Vincent Van Gogh?

Según una biografía de los premio Pulitzer, Steven Naifeh y Gregory White Smith, elaborada gracias a novedosas técnicas informáticas, el genial pintor no se suicidó sino que fue víctima de un ¿accidente?... Aún quedan muchas dudas sobre el final de la vida del artista, pero para los autores de la biografía parece claro que no hubo suicido...
Según la leyenda popular, el defenestrado pintor Vincent Van Gogh se suicidó en julio de 1890 en los campos de trigo de Auvers - sur - Oise, en  Francia. La localidad francesa es hoy un auténtico lugar de peregrinación al que se acercan personas de todas las nacionalidades para rendir homenaje al genial pintor.
 
Estas letras puede que se hayan quedado desfasadas. Los ganadores del Pulitzer por la biografía de Pollock, Steven Naifeh y Gregory White Smith, han escrito una inmensa y detallada biografía sobre el pintor neerlandés en la que concluyen que Vincent no se quitó la vida de un tiro. La explicación es otra.
 
Según los dos autores, Van Gogh murió en un accidente con René y Gastón Secretán, dos hermanos que veraneraban en Auvers, hijos de un potentado farmacéutico de París. Gastón, “era un chico sensible de 18 años que prefería el arte y la música a la pesca y la caza” y, como es lógico, Van Gogh disfrutaba enormemente de su compañía. El menor de los hermanos, René, era un atolondrado de 16 de años que gustaba de disparar con su pistola del calibre 380 a todo lo que se movía, ya fueran patos o ardillas. Además, era el encargado de traer las prostitutas del Moulin Rouge, prostíbulo del que el propio Van Gogh era cliente habitual.
 
El 27 de julio de 1890, Van Gogh no salió de su casa dispuesto a pegarse un tiro en la cabeza, sino como tantos otros días; cargado con sus enseres de pintura dispuesto a llegar al campo de trigo y pintar plácidamente. 
 
¿Qué pasó?
 
La explicación que dan Naifeh y Smith es la que sigue: Tras salir de su casa dispuesto a pintar, Vincent coincidió con los hermanos Secretán, y se decidieron los tres por beber y charlar largas horas, como solían hacer a menudo. En algún momento se inició una trifulca tabernaria y el arma de René se disparó hiriendo mortalmente al pintor.
 
Algunas dudas
 
La teoría anterior despierta serias dudas como, ¿por qué se llevó el pintor todo su material de pintura a beber?, ¿de dónde salió la pistola?. 
 
Steven Naifeh aclaraba, en conversación telefónica, a nuestro compañero del diario ABC, Borja Bergareche que “Es absurdo creer que se compró (René) una pistola para ahuyentar a los cuervos. No hay cuervos en julio en Auvers y él era un ornitólogo de primera, adoraba los pájaros desde pequeño. No sabemos exactamente lo que ocurrió, ni podemos saber si fue René quien apretó el gatillo. Pero algo pasó de camino a Chaponval entre un cowboy gamberro de 16 años y bebido y un artista colérico, desequilibrado y probablemente ebrio”.
 
La verdad es que en Auvers nunca se encontraron ni las herramientas de pintura del artista ni el arma homicida.
 
Real o no la teoría de Nifeh y White Smith,  es una de las mejor documentadas de los últimos años sobre el final del pintor, y lo que es seguro es que la leyenda tejida en torno a él no hará más que crecer.
 
Naifeh, abogado de profesión, licenciado en Historia del Arte por Princeton y en Derecho por Harvard, dirige un bufete en el que cuenta con siete desarrolladores informáticos que crearon una aplicación que les permitió cruzar y clasificar las más de 10.000 notas, referencias y fuentes obtenidas de su investigación. “Hemos podido atar cabos como nadie había podido antes”
Redacción

Redacción

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios