Primera directora de cine galardonada con el Goya de Honor.

Los arietes del feminismo: Josefina Molina, primera directora de España

Desde la reconfortante posición de ser la punta de lanza que abrió paso a las siguientes generaciones no obstante ella no se siente ninguna "líder feminista"
Dice de sí misma que puso “los peldaños para que las mujeres que llegaron después lo tuvieran más fácil para ponerse detrás de una cámara”,  y lo cierto es que fue la primera en conseguir el título de directora en la Escuela de Cinematografía. La cordobesa Josefina Molina ha recibido el Goya de Honor 2012, y ha asegurado que es todo un “honor” recibir este galardón dado que ella se lo toma como “representante de una generación de mujeres que dirigieron cine”. “Si no voy con algo escrito a la gala me puede dar el pánico escénico”, ha bromeado posteriormente imaginando el momento de la entrega.
 
Y es que, Josefina Molina forma efectivamente, parte de una generación de mujeres que no han tenido la oportunidad de hacerse hueco en el mundo de la dirección. Probablemente, y aunque mucha gente lo ignora, las mujeres han tenido muy difícil introducirse en el mundillo de la dirección. Al igual que en otras profesiones dedicadas casi en exclusiva a los hombres, el cine no podría ser menos. En el cine, durante mucho tiempo, el hgueco reservado a la mujeres lo constituían las “mujeres florero”, es decir, la actrices. Nunca la dirección. Y en la actualidad el porcentaje de directoras frente al de sus homólogos masculinos, es ínfimo.
 
“Las mujeres de mi generación hicimos mucho esfuerzo, trabajamos mucho, nos gustaba mucho el cine y pusimos nuestro escaloncito para que otras que venían detrás lo tuvieran más fácil. Hicimos lo que pudimos”, ha explicado.
 
A su juicio, actualmente hay directoras que hacen cosas “estupendas” como Iciar Bollaín, Inés París o Isabel Coixet, y puntualiza que “la lista sería interminable” e incluiría también a “muchas jóvenes” que vienen pegando fuerte, como viene siendo habitual.
 
Desde la reconfortante posición de ser la punta de lanza que abrió paso a las siguientes generaciones no obstante ella no se siente ninguna “líder feminista”. Para Molina, las mujeres “hacen un cine muy bueno, de gran calidad, muy próximo a la sociedad”, al tiempo que ha subrayado que ofrecen otra perspectiva de las cosas, algo que “enriquece al cine español”.
  
Tras Rafaela Aparicio (1988) e Imperio Argentina (1989), Molina es la tercera mujer reconocida con el Goya de Honor. “Son dos mujeres con muchísimo talento, pero actrices y cantantes en cualquier caso. Lo bueno es que soy una directora y por eso me lo tomo como representante de una generación y es un honor para todas nosotras, está muy bien que nos den premios a las mujeres”, ha planteado.
Redacción

Redacción

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios