Exposición en la Fundación Mapfre

Pasión por el fauvismo

Maurice de Vlaminck, Restaurant de la Machine à Bougival, (1905)

TAGS ExposicionesFundación Mapfre
La Fundación Mapfre reúne en una exposición a los grandes maestros del fauvismo, considerado como la primera gran vanguardia del siglo XX.

“Cuando pongo verde, no es yerba; cuando pongo azul, no es el cielo”, decía Henri Matisse, uno de los pintores más importantes del movimiento fauvista. Matisse, junto al resto de compañeros de esta corriente, cambiaron la perspectiva de la pintura, dando una relevancia al color que hasta entonces no había tenido.

 

El fauvismo es considerado como la primera gran vanguardia artística del siglo XX. Tuvo mucha fuerza e influencia en países como Francia, aunque en España no tuvo el mismo calado. La Fundación Mapfre, en una exposición estrella, presenta Los Fauves: La Pasión por el Color, que podrá visitarse hasta el 29 de enero de 2017.

 

Sin duda alguna es una de las muestras más interesantes de este otoño. Así, la exposición hace una selección objetiva de la vanguardia, con más de un centenar de obras y la presencia de los grandes maestros del fauvismo. Fue un movimiento polémico. Era la primera vez que una serie de artistas se agrupaba para defender el protagonismo que tenía el color en el arte, hasta ahora marginado por las figuras o las pinceladas.

 

Kees van Dongen, Femme nue blonde, 1906. / David Nahmad, Mónaco

La corriente estaba liderada por Henri Matisse, André Derain y Maurice de Vlaminck. Este trío removió la estructura del arte de su tiempo, dándole más energía a las obras y con una mayor libertad de ejecución.

 

A finales del siglo XIX, los fauves se reunían en torno a Matisse, propulsor del movimiento. Su máximo esplendor llegó en octubre de 1905, cuando sus obras fueron expuestas en la Sala VII del Salon d’Automne. Al igual que el resto de vanguardias, su presentación causó cierto revuelo. El crítico Louis Vauxcelles les definió como “fieras” (que en francés se dice fauves). Las fuertes tonalidades que utilizaban supuso un gran cambio en la concepción del arte, en cuya sala también figuraba dos bus de mármol.

 

André Derain, / Bateaux à Collioure, 1905

El público, que ya había asimilado la evolución del impresionismo, acogió con cierta prudencia este nuevo estilo. Sin embargo no fue una corriente única y homogénea, su fractura con las reglas conservadoras del arte fue interpretada de maneras diferentes por cada artista. Su evolución fue tan impresionante como intenso: tuvo una vida de poco más de dos años, pero su impacto fue algo inaudito.

 

Fauves: La Pasión por el Color se adentra en este movimiento, siendo de las pocas exposiciones españolas que ha destacado la aportación de los fauvistas a la pintura. Hace una cronología de los hechos, desde sus comienzos en el taller de Gustave Moreau hasta la disolución del movimiento en 1907. Para ello incorpora a los grandes maestros del fauvismo, como Matisse, Derain, Vlaminck, Manguin, Camoin, Dufy o Braque, entre otros muchos.

 

L. Torres

L. Torres

L. Torres es periodista y colaboradora de Ritmos 21.

Comentarios