Premio Donostia del Festival de San Sebastián

Sigourney Weaver, la encarnación de la mujer fuerte

Foto: AP

TAGS Festival de San SebastiánPelículasSigourney Weaver
La actriz estadounidense siempre se ha caracterizado por su rápida adaptación a películas de diferentes géneros artísticos. El Premio Donostia, otorgado por el Festival de San Sebastián, es un reconocimiento a su extensa trayectoria.

Sigourney Weaver será galardonada con el Premio Donostia de la 64 edición del Festival de San Sebastián, que se celebrará del 16 al 24 de septiembre. El festival de cine, que dio a conocer ayer los detalles de su nueva edición, ha querido premiar a la actriz estadounidense por su trayectoria cinematográfica, repleta de grandes actuaciones en películas que las reclamaban.

 

Weaver es una mujer con temperamento. Un hecho que le ha servido para estar nominada al Oscar y recibir dos Globos de Oro. Su carácter y su encarnación de mujer fuerte en papeles complicados le sirvieron para consolidarse en Hollywood. Dos claros ejemplos: Ripley en Alien, el octavo pasajero y Dian Fossey en Gorillas en la niebla.

 

Sus inicios en la actuación comenzaron con el teatro. Sin embargo, dio el salto a la gran pantalla con Ridley Scott y su taquillera Alien, donde mantuvo su puesto en el resto de películas de la saga, valiéndole una nominación a los Oscar y otra a los Globos de Oro.

 

 

Si de algo se ha caracterizado la actriz estadounidense es de adaptarse con facilidad a los diferentes papeles que exigía la película de turno. Desde la comedia hasta el drama, sus tres grandes hits consecutivos fueron en Gorilas en la niebla, Armas de mujer y Cazafantasmas II, que gracias a ellas recibió dos Globos de Oro.

 

Su papel en La tormenta del hielo (1997) –junto a actores como Kevin Kline o Elijah Wood- le valió para conseguir un Bafta, una nominación como mejor actriz de reparto a los Globos de Oro y otra del Sindicato de Actores. Después, ofreció una espectacular interpretación en Mi mapa del mundo, un apasionante drama firmado por Scott Elliott y basado en la novela de Jane Hamilton, gracias a la cual cosechó la alabanza de la crítica internacional y obtuvo una nominación a los Globos de Oro en la categoría de mejor actriz. Encandiló al público con su vis cómica junto a sus compañeros de reparto Tim Allen y Alan Rickman en la comedia de ciencia ficción Héroes fuera de órbita, de Dean Parisot, un éxito rotundo en 1999.

 

Pero sin duda alguna el papel más relevante de Weaver fue Avatar (2009), de James Cameron, que pasó a ser la película más taquillera de la historia. Siete años después, la actriz retoma un papel con gran prestigio. Se trata de Un monstruo viene a verme de J.A. Bayona, a cuyo elenco se le suma Liam Neeson y Felicity Jones.

 

Foto: Festival de San Sebastián

De la pantalla al escenario y viceversa

 

Sigourney Weaver no solo dedicó su trayectoria al séptimo arte. Su papel en el teatro comenzó en sus inicios en la actuación. Debutó en pequeños teatros fuera del circuito de Broadway para luego dar el salto al escenario grande. Obtuvo una nominación a los Tony por su papel protagonista en Hurlyburly, de Mike Nichols, e interpretó a Porcia en El mercader de Venecia.

 

En otoño de 2012 protagonizó en el Lincoln Center Vanya y Sonia y Masha y Spike, que pasó a representarse en Broadway en 2013. Ese mismo año la producción se alzó con el Tony a la mejor obra.

 

La trayectoria de Weaver es extensa como variada. Su adaptación a películas y obras de diferentes géneros le ha servido para estar en España y recibir el Premio Donostia del Festival de San Sebastián.

Redacción

Redacción

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios