• EL PROYECTO
  • BUSCAR
    BUSCAR

La galerías medias luchan por sobrevivir

El mercado del arte de EE.UU se resiente

En el "negocio" del arte siempre ha existido una suerte de clase media; galerías prestigiosas pero con un volumen medio de ventas.

Dijo el presidente Obama en su discurso sobre el estado de la Unión del mes pasado: “los beneficios empresariales se han disparado a máximos históricos, pero durante una década, los salarios y los ingresos apenas se han movido. Es tarea de nuestra generación volver a encender el verdadero motor económico de Estados Unidos: la clase media próspera”.
 
Sin duda, Obama no tendría en mente cuando pronunció estas palabras, el mercado del arte, pero sí que tomaron nota de las palabras del presidente norteamericano, muchas personas dentro del mercado artístico. Cada vez son más las voces de piden un enfoque similar del de Obama para su mercado: fortalecer los elementos intermedios del mercado. 
 
Es cierto que la parte superior del mercado, las grandes galerías, ha crecido considerablemente, así como los centros emergentes. Sin embargo, las medianías del mercado se han estancado. Galerías pertenecientes a este mercado medio, como Hotel o Agnew, han cerrado y se teme que otras empiecen a cerrar la persiana. 
 
The Art Dealers Association of America, que lideró los esfuerzos por levantar la Superstorm, una plataforma dotada con 1,2 millones de dólares para ayudar a los profesionales del arte golpeados por el huracán Sandy,  asegura que gran parte de las ayudas a los distribuidores de nivel medio. "El rango medio es absolutamente vital para la ecología del mundo del arte", dice Linda Blumberg, director ejecutivo de la asociación.

"Es posible que la bifurcación en el mercado del arte refleje un crecimiento dicotómico en las economías del mundo", dice Benjamin Mandel, economista del Banco de la Reserva Federal que ha estado estudiando el mercado del arte. 
 
En EE.UU, por ejemplo, los ingresos del mercado del arte crecieron en conjunto un 1,7% entre el año 2009 y el 2011. Pero esta cifra tiene trampa, ya que los ingresos del 1% del mercado del arte (los peces gordos) crecieron un 11,2%, mientras que el 99% restante del mercado (lo que llamamos, sector medio del mercado), se redujo un 0,4%, según un informe publicado en enero por el economista Emmanuel Sáez. 
 
Esto, lógicamente, tiene su impacto en quien compra. Los crecientes costes y el estancamiento de los salarios ha dado lugar "una erosión de la base de coleccionistas más tradicional de la alta clase media, profesionales que vienen de antecedentes académicos, médicos o contables. Han sido superado por una nueva clase recolección de las economías emergentes, que ha demostrado ser muy capaz de dominar y la mala conformación, el mercado ", dice Gregor Muir, el director ejecutivo del Instituto de Londres de Arte Contemporáneo.

Además de las evidentes complicaciones económicas del momento actual, el mercado del arte añade otro problema: su idiosincrasia. Ciertamente, es un mercado tremendamente complejo de definir, ya que ¿a qué nos referimos con sector medio del mercado?, ¿a obras de artistas que están en el ecuador de su carrera u obras menores de artistas consagrados?. Aún no hay una definición clara. Y si fuera poco, los precios tampoco son muy fáciles de fijar. 

Las galerías medias, "atrapadas"

El galerista neoyorquino, Edward Wikleman asegura que los distribuidores de nivel medio son los que “asumen el riesgo” pero no pueden crecer, ya que las grandes galerías añaden a sus nóminas a los artistas más vendidos de estas galerías medias. “Las galerías medias quedan, por lo tanto, atrapadas”. asegura.
 
Michael Plummer, co-fundador de Partners Artvest, asegura que estamos en un momento de “inflexión”. "Las galerías de nivel medio están siendo exprimidas por las grandes, que son capaces de atraer capital de inversionistas externos” por lo que las galerías medias irán desapareciendo o fusionándose.
 
Pero, ¿hasta qué punto son importantes estas galerías medias?. A eso responde Robert Storr, decano de la Escuela de Arte de la Universidad de Yale: Estas galerías "donde una gran parte de la energía creativa de la comunidad artística encuentra una salida. Si todo el dinero va a las mega-galerías, toda la escena va a morir de nuevo”. "Ahí, por desgracia, es hacia donde vamos". advierte.

El uso financiero del arte 

Los nuevos mega-ricos que han irrumpido con fuerza en el mercado, están comprando obra maestra y emergente. "La gente está comprando obras de artistas jóvenes u obras para la especulación de los grandes nombres consagrados de un período determinado. No se están centrando en el mercado medio, a pesar de que están formando grandes colecciones de precios que no son desorbitados ", dice Brian Washburn, el director de una galería de Nueva York. 

Algunos de los nuevos compradores están "tratando de utilizar el mercado para obtener beneficios puramente financieros. Como resultado, hay una mentalidad de rebaño haciendo subir los precios de ciertos artistas mucho más rápido ", dice el comerciante de arte Ben Brown.

El impacto de estas tendencias de mercado no solo se deja notar en las galerías, en un futuro no muy lejano (una generación, según algunos especialistas) los visitantes de museos también comprobarán esta tendencia ya que muchas de las colecciones que se están formando ahora, acabarán en los museos por la donación de sus dueños. 

Los museos son "sin duda los que en última instancia tendrá que tener la última palabra en la definición de lo que es importante, ¿quién más lo va a hacer?", pregunta Gregor Muir, quien sin embargo añade que “curiosamente, están [los museos] al margen de la situación actual”.

Mientras que las galerías medias están luchando por sobrevivir, las grandes casas que subastan piezas de nivel medio están batiendo récords. Gran parte de culpa de esto lo tiene el el atractivo que ofrece una marca internacional (como Sotheby´s, por ejemplo), que es capaz de atraer nuevos compradores de economías emergentes. "Los coleccionistas latinoamericanos representan una gran parte de nuestro negocio en este momento” aseguró Alex Branczik, director-especialista de Arte Contemporáneo de Sotheby´s.
B.Díez

B.Díez

Ritmos 21 - Milennial Culture Information es una revista independiente de información y análisis cultural.

Comentarios